Viernes 19 de Agosto de 2022

Hoy es Viernes 19 de Agosto de 2022 y son las 07:49 -

2.4°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

5 de enero de 2016

Las constantes lluvias dificultan el control de vectores que transmiten enfermedades

Los trabajos para la eliminación del mosquito transmisor son retrasados por las abundantes precipitaciones registradas en las últimas semanas. Pese a que existe un brote de leishmaniasis, en 2015 sólo se registró un caso de dengue a comienzos de dicho año, y fue importado.

A causa de las constantes lluvias producto del fenómeno de “El Niño”, desde el Ministerio de Salud Pública provincial advirtieron que esto provoca el retraso de los controles epidemiológicos, sumado al riesgo de que el vector de las enfermedades se propague. Pese a que existe un brote de leishmaniasis, en los últimos dos años hubo un sólo caso importado de dengue.
Las lluvias de las últimas semanas no dan tregua en la provincia, a punto tal que la madrugada de ayer registró la caída de unos 139 milímetros de agua en la capital. Para colmo, el fenómeno de “El Niño” promete seguir, con el pronóstico indicando precipitaciones hasta por lo menos el lunes que viene.
A causa de esto, la situación de las familias evacuadas por la creciente de los ríos se amplifica, así como también la posibilidad de que se extienda la población del vector que propaga las enfermedades. Teniendo en cuenta que existe un brote de leishmaniasis, y con el dengue y el virus zika acechando, el panorama se torna complicado.
Esta dificultad se acentúa más aún, para colmo, ya que por las constantes lluvias se torna imposible realizar los trabajos destinados a controlar y evitar la proliferación de mosquitos en las zonas afectadas. Es por esto que desde el Ministerio de Salud provincial aseguraron que los controles epidemiológicos sufren retrasos, y que la labor debe ser pospuesta hasta que el agua deje de caer.
“El trabajo de control con la lluvia se nos complica muchísimo, retarda nuestro trabajo porque llueve y no podemos hacer las fumigaciones de bloqueo de leishmaniasis,  y no se puede hacer el control porque la lluvia no te deja”, comentó a El Litoral la directora del área de Epidemiología, Natalia Montiel. “Lo que hacemos en este momento es esperar a que pare la lluvia y ahí aprovechamos para continuar con la labor”, agregó.
En ese sentido, la funcionaria explicó que a causa de la imposibilidad de operar, varios trabajos importantes quedaron pospuestos, como ser la fumigación del área en donde se desarrollará la conmemoración del Gaucho Gil, en Mercedes, y la zona del anfiteatro Cocomarola por la Fiesta Nacional del Chamamé.
“Lo que hacemos en todos los festivales donde hay una aglomeración de gente, donde no podemos saber con exactitud si alguno tiene o no síntomas, es realizar una fumigación preventiva”, explicó, y señaló que “tenemos pendiente la fumigación del santuario del Gaucho Gil, en Mercedes, porque el 8 de enero hay una concentración multitudinaria de gente que se convoca de distintos lugares y es un riesgo, sobre todo porque tenemos denuncias de casos en Brasil y Paraguay; y notificados como probables en Misiones y en Clorinda, Formosa”.
También se refirió a la Fiesta del Chamamé, la cual “estamos organizando la fumigación para antes del 14 de enero, que es la fecha en que comienza el festival”.
Además de la fumigación, Montiel recordó que otro de los trabajos consiste en la utilización de mosquitales para capturar a los vectores, así como el seguimiento y la vigilancia de pacientes con el síntoma febril.
De esta manera, indicó que “si hay buen tiempo mañana (por hoy) el equipo de fumigación va a ir a Mercedes”. 

Un caso de dengue en 2015
Teniendo en cuenta el brote de leishmaniasis en Corrientes, vale destacar que con respecto al virus del dengue, desde 2014 sólo se registró un caso de la enfermedad. El mismo se detectó a comienzos del año pasado, y fue importado.
“Tuvimos un sólo caso importado a comienzos del año pasado, y después no hemos registrado otros”, informó Montiel.
En ese sentido, recordó que el virus tuvo un brote hace unos siete años, pero que ahora está más controlado. “Hemos tenido un brote  de dengue en 2009, y en 2010 algunos casos. Esto siempre a raíz de que estamos en una zona de constante comunicación con ciudades que tienen conflictos en este sentido, o bien con países donde la enfermedad es pandémica”, detalló.
Finalmente,  volvió a insistir en la necesidad de que exista un trabajo más fuerte por parte de los municipios, para evitar la propagación del vector. “Mientras nosotros tengamos el vector y los municipios no tomen una responsabilidad y un estado activo respecto al mismo, el riesgo va a seguir existiendo”, opinó.
“Cuando el paciente viene con síntomas lo tratamos y hacemos el bloqueo, pero la idea es no llegar a eso. El objetivo es disminuir la población del vector para que no llegue al ser humano”, concluyó.  

Fuente:www.ellitoral.com.ar



COMPARTIR:

Comentarios