4 de agosto de 2014

Stanovnik: “Sin trabajo digno no se puede esperar que haya desarrollo social y económico”

En el mensaje del Arzobispo que fue leído durante la misa de los peregrinos en el Santuario se destacó la necesidad de poner al hombre por encima de las empresas y los beneficios de la sociedad actual.
Cientos de personas reeditaron esta caminata de fe, a pocos días de celebrarse la fiesta del Santo del pan y el trabajo. Acompañaron gremios y sindicatos. Hubo un importante acompañamiento en el camino.

FOTOS: MARCOS MENDOZA Enviado especial   Se realizó ayer la XIX Peregrinación de los Trabajadores y sus fa-milias hacia el santuario de San Cayetano, a pocos días de que se celebre la fiesta del patrono del pan y el trabajo. Acompañaron gremios y sindicatos; como anteriores oportunidades, caminó también el intendente Fabián Ríos. Hubo un importante acompañamiento en el camino de representantes de grupos y movimientos arquidiocesanos. En un mensaje leído de monseñor Andrés Stanov-nik, que no se encuentra en Corrientes, él afirmaba, en-tre otras cosas, que “sin trabajo digno no se puede esperar que haya desarrollo so-cial y económico”. El vicario general, José Billordo presidió la eucaristía y coincidió en la necesidad de poner al hombre por encima de las empresas y los beneficios, como marca la sociedad ac-tual.  Los peregrinos partieron alrededor de las 7, tras recibir la bendición en la Roton-da de la Virgen. Una columna de gente cubrió durante toda la mañana, en un ritmo incesante, todo el trayecto que unía la ruta Nº12, a la localidad. Muchas personas caminaron formando las de-legaciones de distintos gremios y sindicatos. Estuvie-ron también los secretarios generales de varios de ellos, entre los que estaban, Juan Lezcano, de los Bancarios; Gerardo Marturet, de CTA; José Gea, de Acdp; entre otros. Como en otros años, también caminó hacia el santuario de San Cayetano, el intendente Fabián Ríos; quien como un peregrino más se acercó hasta la imagen del Santo, para dejarle sus intenciones. Lo acompañó, el titular de Recursos Humanos y Relaciones Laborales municipal, Pedro Lugo.   En el camino En todo el trayecto, apostados en estratégicos lugares, referentes de distintos grupos y movimientos de la Ar-quidiócesis, como la Legión de María, la Renovación Ca-rismática, la Pastoral Juve-nil, los Scouts Arquidioce-sanos; y los integrantes del Equipo Compartir, asistían a los peregrinos. Allí ofrecían cocido y tortas fritas, además, entregaban a cada uno, una pequeña bolsita con un pan, una estampita y un bre-ve texto de catequesis sobre el significado del peregrinar. También se registraban las intenciones para ser ofrecidas en la misa. En el Santuario, desde muy temprano llegaban fieles desde distintos lugares. A las 10 el párroco, Rubén Darío Valenzuela; presidió la santa misa.  En torno al templo, diáconos permanentes bendecían objetos religiosos. La imagen de San Caye-tano, se colocó frente del templo, donde, durante toda la jornada, se sucedían filas de personas que querían tocarla y acercar sus pedidos e intenciones.  La eucaristía La misa de los peregrinos se ofició en el patio del Santuario, a las 11 fue presidida por el padre José Bi-llordo. Entre otras cosas, parafraseando el lema de la caminata, “San Cayetano, enséñanos a compartir el pan con alegría”, aseguró que esta peregrinación favorece para “tener un encuentro más personal con el Señor, que genera alegría. Genera alegría; la alegría a vincularnos,  de relacionarnos con los demás; alegría y vínculo que siempre tiene algo de especial, de bueno”.  Luego, usando una frase del papa Francisco, resaltó que “quien trabaja es digno, tiene una dignidad especial, una dignidad de persona”. Recordó lo dicho por el Santo Padre en la fiesta de San José Obrero: “en la sociedades actuales se ven más los ba-lances de las empresas y el beneficio”, lo que “quiere de-cir, que nos preocupa más el dinero; lo que nos pasa a veces en nuestra comunidad, en la familia, como que lo más importante es el dinero, y no tanto la persona”.   Sostén de vida y familia Se leyó luego el mensaje dejado por monseñor Sta-novnik, quien se encuentra en Panamá, participando de un congreso internacional sobre la Familia. En el texto, el Pastor afirmaba que “el trabajo le da dignidad a la persona y sostiene la vida de la familia. Sin trabajo digno no se puede esperar que haya desarrollo social y económico en una comunidad. Cuando no hay trabajo o peor aún, cuando se vive sin trabajar, se quiebra una base fundamental de la persona y la comunidad”. Dijo además, que Jesús, “sabe lo que es necesario para vivir dignamente y para que la persona y la comunidad se desarrolle en paz y con justicia”. Señaló luego, que “San Cayetano fue un hombre de Dios que vivió completamente entregado al servicio de sus hermanos. El trabajo es un verdadero don de Dios Creador, que hizo participar a sus criaturas de la obra de la Creación”. Llamó  a los fieles a pedir a Dios, “nos ayude a no perderlo -el trabajo-, que nos enseñe a vivirlo en espíritu de servicio y pedirle la gracia de que todos puedan acceder a un trabajo digno y remunerado justa y equitativamente”. El Arzobispo resaltó que “el pan, el trabajo, la familia y la paz, van juntos. Un salario suficiente permite a la familia mantenerse y vivir dignamente. Y sobre todo, para que la familia pueda cumplir con una de las tareas más importantes: crecer en la fe e iniciar a sus hijos en el amor a Dios y a sus hermanos. Donde falta el trabajo no hay pan ni hay paz y la familia empieza a desmoronarse”. Y destacó, “por eso es importante pensar en la gran responsabilidad que tienen las personas que brindan trabajo, las instituciones que lo aseguran y promueven y los mismos trabajadores, para haya trabajo digno para todos. El normal desa-rrollo y estabilidad de la familia depende en gran parte del trabajo. Y donde el Estado brinda suficiente protección a la familia y le garantiza el trabajo, toda la comunidad goza de seguridad y se desarrolla en paz”.  Como cierre, a modo de plegaria, Stanovnik expresó: “nuestra mirada creyente se dirige hacia San Cayetano. A él le damos infinitas gracias por el trabajo que tenemos; a la vez, le suplicamos de todo corazón por aquellos que no tienen trabajo o trabajan en condiciones que no son dignas de un ser humano; al santo del pan y del trabajo, le presentamos con dolor la realidad tan extendida de los que viven sin trabajar y le pedimos que nos ayude a darnos cuenta del daño que eso provoca en las personas y en toda la comunidad”.   Procesión, misa y música En la parroquia, a la siesta, se realizó el tradicional festival en honor a San Cayetano. Durante la siesta, la música inundó el predio acompañando a los fieles que llegaron todo el día. Por la tarde, se realizó una procesión con la imagen de San  Cayetano por calles aledañas al templo; y luego se celebró la Santa Misa en el parque. Hasta el miércoles se rezará la novena. Todos los días, a las 19, adoración al Santísimo Sacramento y Santo Rosario. A las 20, Santa Misa.  El jueves 7, a las 7, rezo del Rosario; a las 9, Misa; a las 9,30 se servirá un chocolate con los niños quienes participarán de la Santa Misa de las 10. A las 11.30, Bautismos; a las 12.30, almuerzo comunitario; y a partir de las 13.30, se realizará el Festival de la Amistad. Por la tarde, a las 16, se iniciará la tradicional procesión; y a las 17.30, se celebrará la Santa Misa central.    Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios