2 de febrero de 2014

Rechazan "techos" en la paritaria docente

El secretario gremial del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Corrientes (Suteco) y jefe de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de la Provincia, Gerardo Marturet dijo ayer que "rechazamos todo techo que se quiera imponer en las futuras negociaciones paritarias del sector docente".

Al ser consultado por EL LIBERTADOR sobre una reunión realizada en la antevíspera en la Capital federal entre el ministro de Trabajo, Carlos Tomada y representantes de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), en la que supuestamente se habría acordado esa posibilidad, Marturet dijo que esa información "es totalmente falsa", dejando entrever que la hizo trascender algún medio de información que distorsionó la noticia.
De todos modos, Marturet señaló: "Si algún funcionario tiene la intención de plantear techos, nosotros rechazamos enfáticamente" esa postura.
"Ninguna jurisdicción de Ctera (entre ellas, el Suteco) está de acuerdo con eso", remarcó.
"Esa reunión (en alusión al encuentro en Buenos Aires) lo que buscó es precisamente que la próxima negociación paritaria del sector docente tenga éxito y no termine en fracaso, como el año pasado", dijo.
"Lo que pasa es que algunos se ponen a agitar posturas para generar confusión", advirtió el gremialista correntino.
La consulta de este diario a Marturet estuvo motivada por una información periodística del diario porteño La Nación, que indica que preocupadas por sus cuentas, las provincias apuestan a ponerle un techo del 23 por ciento a la paritaria docente.
La nota, firmada por el periodista Martín Kanenguiser, señala lo siguiente: "Un grupo de provincias liderado por el Gobierno de Daniel Scioli se reunió ayer (por el viernes último) para tratar de fijar criterios comunes frente a la creciente inflación y, en particular, para proponer un aumento no mayor al 23 por ciento para las paritarias docentes que se aproximan".
La convocatoria partió de la ministra de Economía del Gobierno bonaerense, Silvina Batakis, quien invitó a sus pares de la ciudad de Buenos Aires, Mendoza, San Juan, Entre Ríos, Salta y Catamarca.
Cerca de la Ministra confirmaron a La Nación que el objetivo general era "dar una señal política" luego del contexto complejo en el que tuvieron que enfrentar el aumento de las fuerzas policiales.
En tanto, el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti afirmó a La Nación que "la intención fue aunar criterios frente a las paritarias docentes, con un aumento que no vaya más allá del 22 o 23 por ciento repartido en tres cuotas y sin reapertura a mitad de año".
En particular, la idea es brindar un aumento antes del inicio de las clases, otro en mayo y el último en agosto, descartando una sola cuota como había planteado el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni. "La idea es pedirle al Gobierno nacional que pueda ayudarnos a través del Ministerio de Economía" que conduce Axel Kicillof, indicó.
"En general, los ministros de Economía terminan pagando lo que arreglan los ministros de Educación sin una pauta clara", indicaron fuentes del encuentro.
En el Gobierno porteño destacaron la convocatoria desde la gestión de Scioli y opinaron que refleja que la preocupación por la situación fiscal no distingue lealtades políticas.
La intención de las provincias más complicadas fiscalmente es demostrar una unidad de criterio que las deje menos expuestas que en la situación que debieron afrontar frente a las fuerzas policiales, cuando tuvieron que negociar en forma apurada y sin coordinación.
Ayer, se reunieron en el Club Sueco, en el centro porteño, pero quedaron en repetir el encuentro el 10 del mes próximo en el Consejo Federal de Inversiones con todo el resto de los ministros provinciales, que ayer estaban de vacaciones.
En particular, Grindetti dijo a La Nación que la Ciudad encara este complejo contexto con más oxígeno que otras administraciones, por la menor dependencia de los recursos federales y porque "si bien la reciente devaluación nos afecta desde el punto de vista de la deuda, estamos recaudando bien y la inflación terminará ayudando a la recaudación de ingresos brutos". Pero, a la vez, en el frente externo también aparecen dificultades para la Ciudad, que está gestionando un crédito de 130 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para obras viales a 12 años con tres de gracia; si bien el préstamo ya fue aprobado en términos técnicos, aún resta que pase por el directorio conducido por Luis Moreno, que decidió reducir la exposición a la Argentina por temor a perder su calificación triple A.
Por su parte, sindicatos docentes se reunieron con los ministros Sileoni y Carlos Tomada (Trabajo) para conversar sobre la paritaria nacional que se lanzaría la semana próxima y que servirá como referencia para las provincias", dice La Nación, entre otros datos informativos.

Fuente:http:www.diarioellibertador.com.ar


COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios