Viernes 2 de Diciembre de 2022

Hoy es Viernes 2 de Diciembre de 2022 y son las 07:15 -

23.3°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

PROVINCIALES

2 de noviembre de 2022

Valdés jugó fuerte

Bajó línea al resto del partido, con Cornejo, De Loredo y Tetaz, tratando de aplacar los enfrentamientos internos de Juntos por el Cambio. Mantiene aceitadas relaciones con el ex presidente Macri, pero también con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El gobernador, Gustavo Valdés se retiró del acto de Costa Salguero organizado por la Unión Cívica Radical en homenaje al ex presidente Raúl Alfonsín, molesto por el tenor de los discursos de Gerardo Morales (presidente del partido) y de Martín Lousteau (líder de la agrupación radical Evolución y precandidato a suceder a Rodríguez Larreta en el Gobierno de Caba (Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

Y no sólo eso. Además, volvió a reunirse con Macri en lo que fue el segundo encuentro en pocas semanas. Incluso se prevé una próxima bajada del ex presidente a Corrientes.

Crece el rumor de una fórmula Macri-Valdés, descontándose que el ex mandatario nacional cuenta con ventajas para alzarse con la candidatura dentro del PRO.
Una crónica de estos y otros movimientos dentro de la alianza opositora, desplegó en su edición de ayer el prestigioso diario La Nación, de excelentes fuentes en todo lo que sea el arco opositor.

El tradicional matutino porteño asegura que los radicales Martín Tetaz (Buenos Aires), Rodrigo de Loredo (Córdoba) y Alfredo Cornejo (Mendoza) se alinearon con el ex Presidente después del cortocircuito entre el radicalismo y el PRO en el homenaje a Alfonsín. Y le atribuye al correntino Valdés un rol de equilibrio.
Señala esa crónica que en medio de la discusión ideológica y estratégica que sacude al conglomerado opositor, que se acentuó a partir del acto organizado por Morales y Lousteau en Costa Salguero en homenaje a Raúl Alfonsín, en el que hubo críticas directas a la mirada del ex presidente, Macri cerró filas durante las últimas horas con representantes del centenario partido con los que tiene buena sintonía, como el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, y los diputados nacionales y alfiles de Evolución Radical, Rodrigo De Loredo y Martín Tetaz.

Horas antes de una charla a solas con Tetaz, Macri había almorzado con otros dos referentes del radicalismo que se incomodaron con el mensaje de Morales en Costa Salguero. Se trata de Valdés, quien se ausentó de la cumbre del sábado en clara señal de disgusto al tinte que le imprimió el jujeño al homenaje a Alfonsín, y de Loredo, aspirante a gobernador de Córdoba, un distrito donde Macri mantiene altos niveles de adhesión.

Remarca el diario que Valdés, quien también mantiene un buen vínculo con Larreta, mantiene el equilibrio. Si bien, resaltó sus diferencias con Morales por la organización del homenaje a Alfonsín -como otros radicales-, su presencia en el almuerzo del Club Alemán (junto a Macri y otros dirigentes) no implica un alineamiento. En el macrismo resaltaron la buena sintonía entre el ex Presidente y el Gobernador de Corrientes, quien se anota en la contienda nacional.

POSTURAS

La crónica arranca indicando que, mientras Horacio Rodríguez Larreta coquetea con sellar una alianza con Gerardo Morales y Martín Lousteau, jefes de la UCR nacional, para construir un polo anti-grieta y moderado en Juntos por el Cambio, Mauricio Macri, rival interno del alcalde en la interna del PRO, estrecha lazos con los exponentes del radicalismo que reivindican su figura y, más allá de las diferencias, tiene una visión más benigna del legado de su gestión nacional.

El ex jefe del Estado relativizó en la intimidad el impacto de la andanada de cuestionamientos que le dedicaron Lousteau y, sobre todo, Morales en el cónclave radical del último sábado. Macri, que exhibió su disgusto, pero minimizó la trascendencia del tema, repite ante sus leales que los referentes de JxC que aspiran a pelear por puestos de poder en 2023 deben evitar el internismo y enfocarse en conectar con la sociedad y detallar las propuestas y los planes de gobierno. Tiene puesto el «chip» del «para qué». «Lo que hicieron Morales y Lousteau no tiene sentido. Hay que dejar de criticar para adentro para hablarle más a la gente», aseguran en el círculo de confianza de Macri.

Fuente: www.diarioellibertador.com.ar

 

 

.



COMPARTIR:

Comentarios