Viernes 2 de Diciembre de 2022

Hoy es Viernes 2 de Diciembre de 2022 y son las 07:02 -

23.3°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

NACIONALES

30 de octubre de 2022

Con críticas a Macri, la UCR escala la puja por las candidaturas

Gerardo Morales Y Martín Lousteau fueron los protagonistas centra­les. Estuvo Rodríguez Larreta. Val­dés se mantuvo al margen.

Con la consigna "Uni­dos, ganamos", el Comité Nacional de la Unión Cí­vica Radical (UCR), que encabeza el gobernador de Jujuy, Gerardo Mora­les, realizó un acto para conmemorar, de manera anticipada, los 39 años del triunfo de Raúl Ricardo Al­fonsín que se recuerda hoy, 30 de octubre. Aquella vic­toria de Alfonsín en 1983 marcó el retorno de los argentinos a las urnas des­pués de la dictadura y el primer paso en el camino de la democracia. No todos los oradores, que fueron varios, hablaron de esa historia, más bien se ocu­paron de marcarle la can­cha al PRO en la interna de Juntos por el Cambio.

La mirada está puesta en la elecciones del año que viene y más allá de esa candidatura -que es la principal- el disparador de la puja en estos días es la competencia por la suce­sión de Horacio Rodíguez Larreta en el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por eso jun­to con Morales la otra fi­gura protagónica del acto fue el senador nacional Martín Lousteau, precan­didato a Jefe de Gobierno. Rodríguez Larreta estuvo presente en el mitín que se llevó a cabo en el predio de Costa Salguero.

El objetivo era festejar "la vuelta de la democra­cia", pero los discursos sobre el escenario, donde no hubo correntinos, lle­varon el programa hacia otro asunto, más urticante: la relación de la coalición electoral y la diagramación de las candidaturas. El go­bernador Gustavo Valdés no asistió (Ver aparte), no fue la única figura ausente. Tampoco estuvo el gober­nador de Mendoza, Rodol­fo Suárez, ni el diputado nacional Facundo Manes, severamente maltratado por Morales y el radicalis­mo tras sus críticas a Mau­ricio Macri. Curiosamente, el neurocientífico no fue de la partida por un viaje programado a España, a donde fue invitado por el Psoe a 40 años del triunfo de Felipe González. 

Sí estuvieron el mencio­nado Horacio Rodríguez Larreta y también Maxi Ferraro, titular de la Coali­ción Cívica, la tercera pata de JxC. El encuentro con los popes radicales fue con sonrisas, al menos para la foto, durante los discursos los gestos se volvieron más adustos. 

Sucede que el presidente de la UCR, Morales, lanzó un fuerte mensaje desa­fiando al PRO: "Liderar no es creernos que somos el mejor equipo de los últi­mos 50 años y fracasar". El tiro era directo para Mau­ricio Macri, con quien vie­nen manteniendo una dis­puta con sordina. A lo lar­go de su discurso Morales destacó que el radicalismo "no es solo un partido par­lamentario, también es gestión". Fue en ese marco que habló de las goberna­ciones de Corrientes y de Mendoza. 

Al jujeño le tocó cerrar el acto y subrayó el poder de movilización y la te­rritorialidad del histórico sello de la UCR: "Tenemos gestión. No nos van a co­rrer, no nos van a enseñar. Vamos a gobernar la Ar­gentina y nos estamos pre­parando para eso". Luego agregó: "No acepto la des­calificación de quienes nos dicen populistas y creen que somos unos atrasados porque nos abrazamos a los principios y los idea­les de nuestro partido, aún vigentes. Hay ideas, hay li­derazgo y hay capacidad de gestión".

En el final arrojó otra estocada: "Todos nos en­columnamos con Martín para ganar la Ciudad". 

Justamente, en las úl­timas horas se agitó otra controversia entre los so­cios y es por la sucesión del Gobierno de la Ciudad. La presidenta del PRO, Pa­tricia Bullrich, cuestionó a Rodríguez Larreta por mostrarse con Lousteau en detrimento de los candida­tos propios. s

Valdés con juego propio

El gobernador de Corrientes, Gustavo Adolfo Valdés, que hace 48 horas llegó de una gira por España, no estuvo ayer en el mi­tín de Costa Salguero, donde el radicalismo recordó -anticipa­damente- el 39 aniversario del triunfo electoral de Raúl Alfon­sín, gesta que marcó el retorno de la democracia al país. Aunque estaba invitado, el mandatario correntino declinó el convite y se enfocó en su gestión; no obs­tante, siguió con atención -di­cen- lo que sucedía en el centro de convenciones de la Ciudad Autónoma donde su partido plantó otra bandera anunciando competencia contra el PRO por las candidaturas del 2023. 

Valdés fue nombrado durante el acto, de hecho el presiden­te de la UCR, Gerardo Morales, mencionó como un ejemplo el caso de Corrientes, al igual que Mendoza, gobernada por dos radicales, pero sugestivamente ninguno de los dos correligiona­rios, ni Valdés ni Rodolfo Suárez estuvieron presentes. Tampoco asistió Facundo Manes, maltra­tado por su partido, y especial­mente por Morales, luego del señalamiento crítico que hizo del gobierno de Mauricio Macri. 

El gobernador correntino, que un día antes disparó fuerte con­tra el kirchnerismo ("les queda poco tiempo, se están yendo", dijo), parece no estar dispuesto al devaneo de Morales, quien ayer acaparó el protagonismo del acto junto con Martín Lous­teau, dirigente porteño que pug­na por el gobierno de la Ciudad Autónoma en la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta, tam­bién presente en el recinto y con sonrisas de complacencia hacia el radicalismo pese a los fogo­nazos contra Mauricio Macri. El hombre está en busca de votos y tiene un pacto de no agresión con Lousteau y Morales.

Se especula que a Valdés no le resultaría agradable esta estra­tegia del jujeño Morales, quien también tiene apetencias presi­denciales. Cayó muy mal en su momento la amonestación pú­blica a Manes, única figura con votos fuera del ámbito del Co­mité. Además el científico des­pierta simpatías en el taragüí. 

Hay una sensación de inco­modidad de los correntinos respecto del personalismo de Morales en la administración de las calificaciones hacia Macri -o su gobierno- y especialmente en el empleo de las tácticas para lo­grar la coalición. El centralismo es siempre un tema urticante para los hijos de esta tierra. Bue­na parte de la UCR provincial considera que si bien es impor­tante marcar diferencia con el PRO -y la gestión de Macri- hay que saber calibrar la disidencia. Que el roce se sienta, pero no lastime. s

La fricción porteña

Previo al acto de la UCR, la titular del PRO, Patricia Bullrich, criticó a Ro­dríguez Larreta por su acercamiento a Martín Lousteau, lo acusó de querer "entregar la Ciudad a la UCR" en pos de su armado presidencial. "El PRO tiene que conservar la Ciudad de Buenos Ai­res como su lugar, su semillero", indicó la ex ministra y también precandidata presidencial.

El senador Luis Naidenoff le contes­tó: "La Ciudad y las provincias no son patrimonio de ningún partido. Hay una herramienta, que son las Paso, y los ar­gentinos deberán elegir". A su vez, en el mitín el mencionado Lousteau rechazó las críticas de Bullrich y señaló, "soy candidato a jefe de Gobierno de una coalición, aunque algunos no entiendan qué significa". 

Fuente:www.nortecorrientes.com



COMPARTIR:

Comentarios