Martes 24 de Mayo de 2022

Hoy es Martes 24 de Mayo de 2022 y son las 19:43 -

23.8°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

NACIONALES

8 de mayo de 2022

Se dispara la proyección de inflación pese a la "guerra" que ordenó Presidencia

Las consultoras que miden para el Banco Central cambiaron sus pro­nósticos de evolución de precios. Vaticinan un 65% en el año.

A tono con el aumento que mostró la inercia inflaciona­ria de la economía en los últimos meses, los analistas volvieron a elevar en las úl­timas horas sus expectativas al respecto para este año: ahora creen que esa carrera llevará al Índice de Precios al Consumidor (IPC), al que imaginaban al comenzar el año creciendo 55%, a un rango de entre el 65,1% y el 65,7%, según se tome la pro­yección promedio o la de los 10 especialistas consultados por el Relevamiento de Ex­pectativas de Mercado (REM) que han demostrado ser más fiables, respectivamente.

Los números, surgidos de consultas realizadas entre el 27 y 29 de abril a 42 par­ticipantes (entre consulto­ras, centros de investigación locales e internacionales y bancos), dan cuenta del ma­yor recálculo al alza de esta variable en casi dos años: se trata de proyecciones entre 4,8 y 5,9 puntos porcentua­les superiores respecto de la encuesta previa.

Parte del salto en las pro­yecciones derivan de la adecuación de las mismas a los números verificados el mes pasado. Al respecto hay que recordar que el merca­do había pronosticado una inflación de 5,5% para mar­zo, que terminó siendo del 6,7%.

Pero lo cierto es que estas proyecciones vienen soste­nidamente al alza desde hace 9 meses, lo que deja a la vista el problema de expectativas que enfrenta la economía y la condiciona cada vez más. 

En base a esto es que aho­ra estiman una tasa de cre­cimiento del Producto Bruto Interno (PBI) para el año del 3,5% (+0,3% que el pronós­tico previo) lo que, en los he­chos y de concretarse, indi­caría una caída real de medio punto tomando en cuenta que la tasa de expansión del 10,3% registrada el año pa­sado dejó para el presente año un arrastre estadístico del orden de los cuatro pun­tos.

Volviendo al problema de los precios, los analistas creen que el Indec reporta­rá en abril una inflación del 5,6%.

El precio de los alimen­tos en general y de la carne, la inflación en ambos seg­mentos no deja de crecer y las herramientas que se pusieron en marcha para in­tentar contener ese avance no tuvieron los resultados esperados. 

Dentro del rubro de la carne vacuna, los aumentos que se vienen observando son importantes y escalan todos los meses. Así se cal­cula en el primer cuatrimes­tre del año con una inflación que rondó el 19%. Esto se dio luego de que, desde que arrancó 2022, los valores de la carne no pararon de crecer. El comienzo del año había arrancado de acuerdo con los parámetros actua­les, con cierta moderación.

Así, enero cerró con un alza intermensual de los precios de 2,3%, para pa­sar a 3,7% en febrero, 5,8% en marzo y cerca de 7% en abril. Con estas cifras se es­taría ubicando por debajo de la inflación general que mostró una evolución simi­lar, aunque no por demasia­do.

En enero el alza inter­mensual había sido de 3,9%, pero luego pasó a 4,7% en febrero, 6,7% en marzo y se estima un 6% para abril, redondeando el primer cua­trimestre del año en 22%.

La expectativa del Gobier­no es que a partir de mayo la inflación general comience a dar un respiro, a tal punto que los cálculos oficiales in­dican que podría caer a 4%, una cifra que a juzgar por los números actuales apare­ce como demasiado lejana.

"Lo peor ya pasó", se ani­man a apostar en el Gobier­no, sin dudas una frase que, por lo menos, aparece como arriesgada, pero que tiene como sustento la calma que se viene viendo en las últi­mas jornadas en el precio de los commodities, el argu­mento que desde el propio Ministerio de Economía dan a la hora de explicar el avan­ce inflacionario.

En el caso de la carne en particular, hay algunos ar­gumentos que podrían sos­tener esa expectativa. Por ejemplo, que China -a don­de van cerca del 75% de los envíos argentinos- redujo fuertemente las compras de carne en todo el mundo, lo que se podría interpretar como una posibilidad para que haya mayor abasteci­miento del mercado local, lo que subiría la oferta y des­comprimiría los precios.

Sin embargo, en este punto se debería analizar qué tipo de carne es la que dejó de comprar el gigante asiático, ya que hay cortes que en la Argentina directa­mente no se consumen, por lo que, en caso de que esos hayan sido los que se vieron perjudicados, no tendría un impacto en los precios en el mercado local.

En cambio, sí se vería reflejado en los valores si el recorte de las compras chinas se dio por el lado de aquellos cortes consumidos por los argentinos, ya que habría más mercadería dis­ponible.

A todo esto se le debe su­mar que los precios interna­cionales cayeron cerca de 40% durante el último año, algo que sin dudas no mo­tiva a incrementar los volú­menes de exportación.

El efecto secundario que podría tener esto ya lo an­ticipó el propio Consorcio ABC, que reúne a los frigo­ríficos exportadores. Sostu­vo que la baja del mercado chino estaba comenzando a generar problemas econó­micos en el sector. El tras­fondo de esto es el interés de los frigoríficos de salir del programa Cortes Cuida­dos, algo que hace algunas semanas intentaron hacer, pero fueron apercibidos en forma inmediata por el Go­bierno. Se estableció que a la empresa que se retire de este programa, directamen­te se le cerrarán las puertas para exportar sus produc­tos. 

Fuente:www.nortecorrientes.com



COMPARTIR:

Comentarios