Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Los pesquisas policiales detuvieron por el crimen a un remisero de 61 años, que aparece sindicado como amante de la trabajadora, a quien se presume habría agredido por motivos pasionales, debido a que era muy celoso.

Voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Micaela Lorena Elías, de 36 años.

Trascendió que el macabro hallazgo se produjo a las 8:15 de la víspera, cuando integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de Florencio Varela recibieron una denuncia, que hacía referencia a una persona muerta, que estaba tendida entre pastizales, en el cruce de la calle 970 y la ruta provincial 36, en proximidades del arroyo Las Conchitas, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

A raíz de este motivo, los servidores públicos arribaron rápidamente al mencionado lugar, oportunidad en la que localizaron el cuerpo sin vida de la mujer.

La víctima había sido estrangulada con una chalina de su propiedad, la cual estaba anudada a la parte trasera del cuello. Pero, además, la fallecida presentaba brutales traumatismos en el parietal izquierdo y en el sector derecho de la mandíbula, como también diversos rasguños defensivos en la parte superior de la mama izquierda y en el rostro.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, en poder de la occisa se incautaron anillos y una campera, con la inscripción Rojo Bar, perteneciente a un pub ubicado en Florencio Varela, donde la víctima desarrollaba tareas de mesera, entre las 8 y las 16 horas.

Pesquisas policiales de la comisaría de Bosques (4a de Florencio Varela) establecieron que Elías salió de su finca, instalada en calle Baradero al 1100, en el mencionado distrito, luego de solicitar, a las 7:30, un automóvil a una remisería, para dirigirse rumbo a su lugar de trabajo, aunque nunca llegó al comercio. La mujer era divorciada y madre de una niña.

Investigación

Después los investigadores de la seccional detuvieron a un remisero, llamado Héctor Fernando, de 61 años y nacido en la provincia de Misiones, a quien le incautaron su rodado de alquiler, un Renault 12 celeste, patente TUX 376, en cuyo interior hallaron un pañuelo rosa y blanco, y un aro dotado de una piedra blanca brillante, que eran propiedad de la víctima.

Testigos aseguran haber observado cuando el chofer arrojó junto a la ruta el cadáver de la mesera. Los uniformados consideran que el sexagenario era amante de la víctima y que esta relación habría comenzado porque el chofer llevaba a Elías rumbo a su trabajo.