22 de junio de 2016

Supuesto caso de gatillo fácil: agente continuará encarcelado

La defensa dilata la ronda de testigos, se indicó. Tras una nueva audiencia, la cual fue muy tensa, se definió que seguirá tras las rejas.

Un agen­te de la Po­li­cía de Co­rrien­tes in­ves­ti­ga­do por ho­mi­ci­dio, en un pre­sun­to ca­so de ga­ti­llo fá­cil, su­frió un re­vés ju­di­cial ayer du­ran­te una au­dien­cia ju­rí­di­ca en la que se de­fi­nió que con­ti­nua­rá en­car­ce­la­do.
El hom­bre se en­cuen­tra en­car­ce­la­do ha­ce un año y dos me­ses por la muer­te de un jo­ven de 19 años, ocu­rri­da en el mar­co de una pe­lea ve­ci­nal en la que tu­vo que in­ter­ve­nir la Fuer­za. Di­cho en­fren­ta­mien­to ocu­rrió en pro­xi­mi­da­des a las ca­lles La Pam­pa y Elí­as Abad, zo­na co­no­ci­da co­mo “El Tru­ji­llo” per­te­ne­cien­te al ba­rrio Gal­ván. Se­gún ha­bía in­for­ma­do la Fuer­za en un pri­mer mo­men­to, la gres­ca se ori­gi­nó por gru­pos de jó­ve­nes que es­tu­vie­ron reu­ni­dos con­su­mien­do be­bi­das al­co­hó­li­cas en al­re­de­do­res de un san­tua­rio le­van­ta­do en ho­nor al Gau­chi­to Gil.

IMAGEN DE UNA DE LAS MANIFESTACIONES REALIZADAS POR ALLEGADOS DE LA VÍCTIMA.

IMAGEN DE UNA DE LAS MANIFESTACIONES REALIZADAS POR ALLEGADOS DE LA VÍCTIMA.

“Mi so­bri­no es­ta­ba con la no­via en un cum­ple­a­ños y cuan­do in­gre­só la Po­li­cía al ba­rrio él sa­lió pa­ra ver lo que pa­sa­ba”, co­men­tó la tía del mu­cha­cho, quien su­frió un dis­pa­ro en la opor­tu­ni­dad sien­do lle­va­do al Hos­pi­tal Es­cue­la, don­de mu­rió esa mis­ma no­che. Tras ello co­men­za­ron las ver­sio­nes de que el ata­que mor­tal ha­bría si­do per­pe­tra­do por uno de los agen­tes po­li­cia­les que in­ter­vi­nie­ron.
En pa­ra­le­lo va­le acla­rar que una ver­sión in­di­ca­ba que al pre­sen­tar­se en el lu­gar de la vio­len­cia, los efec­ti­vos fue­ron re­ci­bi­dos con dis­pa­ros. Es­to fue apor­ta­do por un pre­sun­to tes­ti­go, quien se pre­sen­tó an­te épo­ca pa­ra apor­tar in­for­ma­ción so­bre la tra­ge­dia. “Cuan­do se ba­ja­ron unos po­li­cí­as a mi­rar ha­cia aden­tro del ba­rrio no les ti­ra­ron pie­dra­zos si­no que los ata­ca­ron a ba­la­zos. De ahí en más en­tra­ron dos pa­tru­lle­ros por un la­do y los otros por otra ca­lle. Es­cu­cha­mos va­rios dis­pa­ros”, di­jo el hom­bre en ese mo­men­to, en­tre­vis­ta­do por es­te me­dio.

Ma­ni­fes­ta­cio­nes
Lue­go de la hi­pó­te­sis de que el mu­cha­cho mu­rió a cau­sa de un dis­pa­ro de un agen­te, los alle­ga­dos del jo­ven de 19 años re­a­li­za­ron va­rias mar­chas pa­ra pe­dir jus­ti­cia por el ca­so y la de­ten­ción del efec­ti­vo. “Él no era de­lin­cuen­te, él no era ase­si­no”, ex­pre­só su ma­dre a tra­vés de me­dios ra­dia­les du­ran­te las mo­vi­li­za­cio­nes.
Tras ello se dis­pu­so la de­ten­ción de uno de los agen­tes que in­ter­vi­no en ese mo­men­to. Un hom­bre iden­ti­fi­ca­do co­mo Me­za Cal­vo. En un pri­mer mo­men­to fue lle­va­do a la co­mi­sa­ría Pri­me­ra, aun­que lue­go fue a pa­rar a la Cuar­ta, don­de per­ma­ne­ce alo­ja­do en la ac­tua­li­dad, mien­tras la cau­sa de ho­mi­ci­dio co­men­zó su eta­pa in­ves­ti­ga­ti­va, en la cual con­ti­nú­a.

DICHOS RECLAMOS FUERON ENCABEZADOS POR LA MADRE.

DICHOS RECLAMOS FUERON ENCABEZADOS POR LA MADRE.

Una ten­sa au­dien­cia ju­di­cial
Se­gún sos­tie­ne la que­re­lla del ca­so, en­ca­be­za­da por el abo­ga­do Mar­tín Rí­os, se es­pe­ra por un úl­ti­mo trá­mi­te pa­ra que el juez de­fi­na si pro­ce­sa al agen­te o dic­ta la fal­ta de mé­ri­to. Se tra­ta de una ron­da de tes­ti­gos, la cual se re­a­li­za pa­ra lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción de una per­so­na por me­dio de es­tos tes­ti­mo­nios. Sin em­bar­go, la de­fen­sa ha­bría es­ta­do di­la­tan­do ha­ce ya ca­si un año la re­a­li­za­ción del men­cio­na­do re­co­no­ci­mien­to, an­te lo cual la si­tua­ción del agen­te aún es­tá sin de­fi­nir. Jus­ta­men­te ayer se re­a­li­zó una nue­va au­dien­cia en la que Me­za Cal­vo ha­bría in­ten­ta­do cam­biar su de­cla­ra­ción aun­que en el me­dio fuen­tes del ca­so in­di­ca­ron que tu­vo va­rios exa­brup­tos, que se ini­cia­ron cuan­do el po­li­cía cues­tio­nó a la que­re­lla so­bre las prue­bas que te­ní­an en su con­tra. “U­na y otra vez pre­gun­tó al abo­ga­do por es­to”, se afir­mó. An­te la ofus­ca­ción del hom­bre, la au­dien­cia tu­vo que ser in­te­rrum­pi­da pa­ra que és­te en­tra­ra en ra­zón. In­clu­so se co­men­tó a es­te me­dio que ha­bría de­sau­to­ri­za­do a su abo­ga­do de­fen­sor en me­dio de su eno­jo. Al re­to­mar la de­cla­ra­ción, el su­je­to ha­bría con­ti­nua­do con las pre­gun­tas a la que­re­lla, la cual en nin­gún mo­men­to con­tes­tó, ya que el pro­ce­so no lo per­mi­te y es­to “pu­do ha­ber te­ni­do con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles”, ma­ni­fes­tó el abo­ga­do Rí­os, al ser con­sul­ta­do por el epi­so­dio que pro­ta­go­ni­zó en ho­ras de la ma­ña­na.

¿Es­tra­te­gia erró­ne­a?
Lo pa­ra­dó­ji­co del ca­so es que, al no re­a­li­zar­se la ron­da de tes­ti­mo­nios, es el mis­mo agen­te quien re­sul­ta­ría per­ju­di­ca­do pues­to que el juez pue­de in­cli­nar­se por su li­be­ra­ción. Por el mo­men­to, el efec­ti­vo po­li­cial Me­za Cal­vo si­gue en de­ten­ción.
Ca­be acla­rar que el re­co­no­ci­mien­to de­be re­a­li­zar­se du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción de la cau­sa ya que es im­po­si­ble que se re­a­li­ce du­ran­te el jui­cio.
Si al­gu­na de las par­tes plan­tea la ron­da du­ran­te un hi­po­té­ti­co de­ba­te, el juez lo de­be­rá re­cha­zar por re­sul­tar im­per­ti­nen­te.

Fuente:diarioepoca.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios