Martes 11 de Agosto de 2020

Hoy es Martes 11 de Agosto de 2020 y son las 21:17 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 9.9º
  • Un chubasco
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

27 de febrero de 2016

Una chica de 15 años fingió un secuestro y generó gran revuelo

La adolescente estuvo horas ausente. Sus padres la buscaron en forma desesperada. Al ser hallada dijo que un hombre la metió a un auto, amenazó y lastimó. Todo fue mentira.

La mentira de una adolescente de 15 años, quien dijo ser secuestrada en la ciudad de Curuzú Cuatiá, generó un amplio revuelo e intensos trabajos de investigación de parte de la Policía que, a la postre, permitieron saber que se trataba de una denuncia falsa. Tras el grandilocuente relato de un secuestro los encargados de la pesquisa pudieron obtener evidencia importante, con la cual provocaron que la menor finalmente decidiera contar la verdad y echar por tierra un caso que empezaba a preocupar a propios y extraños.
Todo comenzó cuando los padres de la jovencita se vieron sobresaltados por la tardanza y extraña desaparición de su hija que había concurrido a un establecimiento escolar para rendir un examen.
Desesperados, los familiares llamaron al teléfono celular de la chica. Pero el aparato de comunicación estaba apagado y entonces empezaron a buscarla. Preguntaron entre conocidos y luego de unas cinco horas de no saber nada de ella pudieron ubicarla en la parte superior de un complejo de departamentos. Fue gracias a que la menor entonces había encendido el celular y contó dónde estaba, según información conocida por época.
Una vez delante de sus progenitores la jovencita dio fundamentos a una versión de secuestro. En ese sentido adujo que a la salida del colegio al cual concurrió se le aproximó un hombre, quien bajo amenazas la hizo ingresar a un automóvil y la condujo a través de distintas cuadras hasta llevarla a una propiedad de la zona céntrica.
Entre otros detalles la adolescente aseveró que el sujeto tenía planes de llevarla a Buenos Aires. Y durante el lapso que la mantuvo cautiva le ocasionó raspones en una pierna.
Tamaño relato llevó a que la fuerza de seguridad iniciara la investigación sobre una supuesta privación ilegítima de la libertad. En principio, con características del presunto secuestrador y del automóvil las autoridades iniciaron los procedimientos correspondientes. Búsqueda del sospechoso y vehículo, que incluyó alerta a dependencias de la zona.
Sin embargo, algunas incongruencias en los dichos de la jovencita hicieron dudar a los efectivos. Poco a poco el arduo trabajo policial permitió esclarecer el caso y dejar de lado la teoría de un rapto.
La obtención de una serie de imágenes de cámaras de seguridad sirvió para demostrar, en buena parte, que las afirmaciones de la menor no eran ciertas.
Un tanto presionada la protagonista de la historia reveló que todo fue un invento suyo, aduciendo cuestiones personales y familiares. No hubo secuestrador. Tampoco automóvil. Y las lesiones que presentaba en una pierna fueron causadas por ella, al parecer con el uso de un alambre.
En ningún momento la menor mantuvo contacto con una segunda persona. Un rato divagó sola en la calle hasta ingresar al edificio donde la hallaron al cabo de unas horas. Pese a la alarma inicial el hecho, quizá encuadrado como “una travesura”, tuvo un buen final.

  Fuente:diarioepoca.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios