Viernes 19 de Agosto de 2022

Hoy es Viernes 19 de Agosto de 2022 y son las 07:55 -

2.4°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

13 de noviembre de 2015

El niño atacado por el pitbull será operado otra vez para salvarle el brazo

El director del Hospital Pediátrico dijo que al no tener lesiones en los nervios, el menor conservaría la motricidad de la mano y el movimiento será normal. El pequeño de 8 años sufrió la fractura expuesta del brazo derecho y heridas en la cara al ser mordido por un perro cuando se dirigía a un kiosco.

Jonathan, el niño de 8 años que sufrió lesiones de gravedad al ser atacado por un perro de raza pitbull en el barrio Pío X, continúa internado en el Hospital Pediátrico. Ayer iba a ser intervenido quirúrgicamente por segunda vez para que no pierda la movilidad del brazo derecho.
Alberto Braverman, director del Hospital Pediátrico, explicó que “el menor está todavía en etapa aguda, por lo cual siguen monitoreando la posibilidad de que se despierte una infección”. Señaló que al usar el brazo para defenderse, el perro lo mordió y le produjo una fractura expuesta, pero al parecer no necesitaría clavos para que se suelde el hueso roto.
En declaraciones a Radio Sudamericana el médico agregó que el chico “está bien, de buen ánimo y que creen que más allá del tema estético va a andar bien y las fracturas van a soldar bien porque tiene 8 años y a esa edad se curan rápido”. Ahora indicó que “lo importante es la parte infectológica, ver que el perro no tenga rabia o nada parecido, ni leishmaniasis y que la evolución de las heridas sea buena”.
También contó que le practicaron una ecografía abdominal porque además de los rasguños que tenía en la piel, el animal lo pisó y no encontraron hemorragias ni complicaciones. Asimismo, adelantó que como no tendría lesión en los nervios, conservaría la motricidad de la mano y el movimiento será normal. 
María Benítez, mamá del menor lesionado contó que “el chico está más o menos. Tiene el brazo destruido y el hueso de la muñeca destrozado”. Comentó que el miércoles lo operaron y sigue en estado reservado, pero los médicos esperarán la evolución de las lesiones porque no descartan la amputación del miembro en caso de infección. 
Explicó que el niño permanece sedado porque “se despierta, ve su brazo y llora”, además de recordar que al momento del ataque no pudo contener sus necesidades del miedo que sufrió. Sobre el hecho, rememoró que su hijo iba a un kiosco cercano y que el sitio donde fue atacado era un lugar por el que siempre pasaba. “Siempre estaba el perro en esa zona, pero no sé qué pasó”, dijo, además de relatar que cuando los vecinos le informaron, salió “corriendo y vi a mi hijo que estaba tirado con el brazo todo roto”.

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios