28 de julio de 2015

Tras un acampe de 21 días, el Ejecutivo de Tapebicuá depuso a funcionario cuestionado

Autoridades comunales accedieron ayer dialogar con quienes acampaban exigiendo, entre otras cosas, el alejamiento del secretario de Gobierno por presuntas agresiones verbales a una militante del FPV.
Después de un par de reuniones, el jefe comunal y el vice resolvieron destituir a un integrante del gabinete. Además, asumieron otros compromisos y los manifestantes levantaron la protesta.

El conflicto en Tapebicuá comenzó al día siguiente de las elecciones del pasado 5 de julio porque presuntamente el ahora ex secretario de Gobierno, Carlos Sanchez, agredió verbalmente a una militante del Frente para la Victoria. Si bien el caso, con denuncias cruzadas, ya fue derivado a la Justicia, un grupo de manifestantes permaneció 21 días exigiendo -entre otros ítems- la destitución del funcionario. Pedido al que finalmente las autoridades comunales accedieron y por ello, los vecinos cancelaron la medida de fuerza.
Tal como informó El Litoral, ayer se esperaba algún tipo de resolución sobre el conflicto. Es que, por un lado, estaba previsto que se reanudarán las actividades oficiales en la Municipalidad y por el otro, los vecinos habían manifestado que si no recibían respuestas concretas irían a cortar el tránsito en el acceso a la localidad.
En ese escenario, desde horas tempranas, una treintena de personas permanecía en el acampe frente al edificio comunal al mismo tiempo que comenzaron a quemar gomas en un sector de la calle. Primero arribaron los efectivos policiales y luego, minutos después de las 8, llegaron el intendente Jonathán Mendez Ribeiro y el vice Carlos Gómez junto a los concejales Ricardo Méndez Ribeiro, Sandra Alvez, el asesor legal del Municipio y una escribana.
“Una vez que estaban todos allí, salió el abogado y la escribana, que podían ingresar como nuestros representantes dos o tres personas porque se iba a leer y firmar un acta”, contó una de las manifestantes a El Litoral.
En respuesta a la invitación fueron tres mujeres, entre ellas, Romina Ramírez, quien precisamente había denunciado al secretario de Gobierno porque presuntamente, entre otras cosas, la trató de demente en un programa radial.

Diálogo
“En esa primera reunión nos manifestaron que Sanchez estaba suspendido y con un sumario administrativo. Y además nos querían hacer firmar un acta en el cual dejaban constancia de que supuestamente ensuciamos el edificio municipal y eso no es así”, explicaron desde el acampe y aclararon que precisamente eso -aunque con más detalles- les transmitieron a quienes estaban participando de la protesta.
La propuesta no fue aceptada por los manifestantes quienes insistieron en dialogar directamente con el jefe comunal. “El no vino pero se acercó el concejal Richard y le reiteramos que no estábamos conforme con lo que planteaban y que estaban dispuestos a cortar la ruta de acceso. Entonces se comprometió a interceder”, relataron a este diario. Tras lo cual aclararon que “pese a la insistencia de la escribana de avanzar con la firma del acta, nosotros nos mantuvimos firmes hasta que llegó nuestro abogado, quien luego de escuchar la grabación de lo sucedido y ver las demás documentaciones ingresó para ser parte de una segunda reunión”.
Luego de  una serie de intercambios de opiniones, finalmente el intendente y el vice resolvieron firmar una resolución a través de la cual depusieron en el cargo al secretario de Gobierno que cumplía ese rol como contratado. “Además se comprometieron a no tomar represalias contra los que participaron del acampe y con respecto a las rendiciones, se acordó que el edil del FPV va a presentar una nota solicitando ver las facturas y el Municipio le permitirá que, en compañía de un abogado pueda verlas”, añadieron quienes estaban protestando.
A cambio de esto, los manifestantes levantaron el acampe y “en señal de agradecimiento a los que nos apoyaron recorrimos varias calles del pueblo con carteles”, concluyeron en diálogo con El Litoral.

Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios