8 de julio de 2015

El historial electoral de Colombi sólo tuvo un tropiezo que se construyó sobre una traición

Es desde hace décadas el gran elector provincial. Ascendió desde concejal mercedeño a ser tres veces gobernador de Corrientes. Pero como Kirchner con De Narváez, Horacio Ricardo también perdió una vez. Y su verdugo no fue la oposición sino una astilla de su mismo palo radical: Vicente Picó. Este es un repaso por la exitosa carrera del primer mandatario que el pasado domingo volvió a ratificar su portento electoral.

Desde 1999 hasta el pasado domingo Ricardo Colombi ganó casi todas las elecciones en las que se postuló o en las que patrocinó a hombres y mujeres de su riñón político. Pero como Néstor Kirchner en 2009, Colombi también tuvo su De Narváez, es decir su verdugo electoral que supo construirse cuando la división del Frente de Todos se corporizó en el divorcio con su pariente, el ex gobernador Arturo Colombi, en el año 2007.
Habría que hacer una salvedad: la cuenta no comienza con la carrera de Colombi, que empezó en Mercedes como concejal y siguió después como intendente, en la década del 90. Comienza, a los efectos de esta nota, cuando en el año 99 salió segundo detrás de la boleta del Panu, pero le alcanzó para resultar electo diputado nacional con el “Frente para el Trabajo, la Justicia y la Educación” que consiguió entonces 106.968 votos.
Tras la crisis política de esos años, que desembocó en la tragedia del puente, Colombi resultó electo gobernador después de perder en primera vuelta contra “Tato” Romero Feris, que aún desde un calabozo, con el Frente para la Unidad, consiguió 174.797 votos contra los 151.711 del Frente de Todos.
Ya para ese entonces Colombi creó una alianza electoral que incluía al Partido Liberal y una facción del Partido Justicialista. De hecho, fue el inicio del modelo que después, con distintos nombres, el colombismo quiso exportar al país. La novedad fue la constitución de las fórmulas con candidatos radicales y peronistas.
Hasta aquí dos elecciones no estrictamente ganadas, pero tampoco perdidas.
En el año 2003, con Raúl Balestra a la cabeza de la nómina de senadores y Alberto Pioli en la de Diputados, el Frente de Todos, con más de 200 mil votos, se impuso en las elecciones de medio término.
Negada la posibilidad de reelección, Colombi deja su sillón a otro Colombi, su primo Arturo, que gana holgadamente los comicios en primera vuelta con el apoyo del kirchnerismo en el marco de una fórmula conformada, además de Arturo, por el peronista Tomás Rubén Pruyas. Ricardo Colombi, en tanto, integró una lista de diputados nacionales en tercer término y también ingresó al Congreso.
Dos años más tarde, en las elecciones de 2007, Ricardo Colombi se presentó una vez más como candidato, en esta ocasión para ocupar una banca de senador provincial y en oposición a las fuerzas de su primo Arturo. Aunque fue derrotado por Vicente Picó, Ricardo Colombi logró acceder a un escaño en la Cámara alta de la provincia, renunciando a su asiento en la Cámara de Diputados de la Nación argentina. Fue quizás la derrota más dolorosa de toda esta carrera, porque fue derrotado no por la oposición sino por una parte de su propio partido.
Horacio Ricardo Colombi, ya para entonces convertido en el gran elector de la historia reciente de Corrientes, se presentó nuevamente como candidato a la gobernación en 2009, haciendo alianzas con distintos sectores, dando nacimiento a su actual vehículo electoral: Encuentro por Corrientes. 
La primera vuelta electoral de ese año divide a la provincia en tres partes casi iguales: la de su primo, la propia y la del peronismo que lideró el actual intendente Fabián Ríos.
Los primos fueron al ballotage y Ricardo gana por paliza, en fórmula con el titular del Partido Popular, Néstor Pedro Braillard Poccard. La elección tuvo lugar el 4 de octubre de 2009. ECO obtuvo el 62,14% de los votos, con que aplastó a la alianza Frente de Todos, de Arturo Colombi, que obtuvo el 32,59% de los sufragios. 
En el año 2011 ganó con claridad la elección de medio término a su nuevo rival de fuste que desde dos años atrás venía a ser el Partido Justicialista. En cuanto a los senadores provinciales, el Frente para la Victoria obtuvo el 33,75% de los votos, pero Encuentro por Corrientes consiguió el 46,64%. En cuanto a los diputados, el Frente para la Victoria tuvo el 34,07% y Encuentro por Corrientes el 47,23%.
En el año 2013, cumplida la reforma constitucional en el año 2007 (en cuya elección de convencionales el ricardismo se mantuvo un poco al margen, aceptando las decisiones de la UCR), que habilitó la reelección del gobernador, Ricardo Colombi se volvió a postular y en una elección histórica por varios asuntos, derrotó al kirchnerismo encarnado por el ex medallista olímpico Camau Espínola, que aun con el 45,93% de los votos no pudo quedarse con el sillón de Ferré. Colombi, una vez más, ganó una elección y el gobierno con el 50,78% de los votos. 
Por unos pocos puntos también ganó las legislativas provinciales, aunque el panorama empieza a cambiar en el plano nacional con la reforma política que incorporó las primarias como paso previo a las elecciones generales. Ganó con Gustavo Valdés las de 2013. Ahora, sin respiro siquiera para el festejo y quizás por los números que le devuelven las encuestas, ya empezó la campaña apoyando abiertamente una lista senatorial que encabeza Pedro Braillard Poccard y una lista de diputados en la que colocó a uno de sus ministros más resistidos, el doctor Julián Dindart. Con esos nombres Colombi pondrá en juego su caudal político en las Paso y luego en las generales de octubre, donde su candidato presidencial, el mendocino Ernesto Sanz, tiene escasas posibilidades. 

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios