11 de junio de 2015

Detectan caso de meningitis en niño de 3 años que fue tratado y evoluciona favorablemente

El pequeño asiste a un jardín privado de la ciudad. Su familia ya recibió medicación como modo preventivo y por ahora no han desarrollado síntomas. Desde la Subdirección de Vigilancia Epidemiológica informaron que asistirán hoy al jardín para tener una charla informativa con los tutores.

Un niño de 3 años fue diagnosticado con meningitis el pasado jueves. Ante la aparición de los síntomas, los padres acudieron a la clínica del niño, a donde fue diagnosticado y tratado con la medicación pertinente. Además, su familia recibió a su vez medicación de manera preventiva. 
El menor asiste a un jardín privado de la ciudad y ante la noticia, algunos tutores de los alumnos de la institución mostraron preocupación.
Desde la Subdirección de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud de la Provincia explicaron que el menor fue tratado a tiempo, que evoluciona favorablemente y que el riesgo de que alguno de sus compañeros de jardín se contagie de la enfermedad es muy bajo.
“El nene no asistió al colegio un día antes de desarrollar los síntomas, por lo que sus compañeros no corren riesgo de contagio”, explicó la subdirectora Elba Meza a El Litoral. Aún así, los compañeros del niño recibirán medicina preventiva, para evitar cualquier riesgo. 
Durante la mañana de hoy, un equipo de la Subdirección asistirá al jardín para explicar con detalles el caso a los demás tutores y darles las pautas de vigilancia, para reconocer los síntomas y en caso de que alguno de los niños los presente, acudan inmediatamente al médico.
La meningitis es una enfermedad que puede aparecer en cualquier época del año, por lo que la vigilancia a través del sistema de salud es permanente. Por esta causa, todos los diagnósticos positivos que se realizan tanto en el sistema público como en el privado, son reportados a Salud Pública.
Se trata de una infección de las meninges (tejidos que recubren el cerebro y médula espinal), que puede ser de origen viral o bacteriano. 
La bacteriana es muy grave y requiere tratamiento inmediato ya que puede afectar el funcionamiento neuronal de la persona que la padece.
Uno de los síntomas principales de la enfermedad es la fiebre, que puede estar acompañada por escalofríos, cambios en el estado mental, náuseas y vómitos, sensibilidad a la luz, dolor de cabeza intenso y cuello rígido. También puede causar agitación, disminución del estado de conciencia, alimentación deficiente o irritabilidad y respiración rápida. 

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios