Martes 28 de Mayo de 2024

Hoy es Martes 28 de Mayo de 2024 y son las 14:33 -

13.8°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

20 de marzo de 2014

Stanovnik dijo que no hay ejemplos que enseñen a cuidar de las personas y las cosas

El Arzobispo presidió las celebraciones saladeñas en honor a San José, donde habló de las responsabilidades de quienes están al servicios de los demás. Monseñor Hugo Santiago ofició misa en la parroquia de Paso de los Libres, donde hubo actos con presencia de las autoridades civiles y serenata al santo.

Se celebró ayer en Sa-ladas y en Paso de los Libres, la fiesta patronal en honor a San José. Hu-bo precesiones, serenatas, homenajes musicales y celebraciones eucarísticas. Los libreños, que al cierre de esta edición disfrutaban del festival con Los Imaguaré, participaron de la misa presidida por el obispo de Santo Tomé, monseñor Hugo San-tiago. Asimismo, monseñor Andrés Stanovnik ofició al eucaristía en tierras saladeñas, donde consideró, entre otras cosas, que  “hoy estamos muy huérfanos de ejemplos que nos enseñen a cuidar bien de las personas y las cosas”. Luego expresó que “la responsabilidad de cuidar de los demás, atañe a la familia, a los cónyuges, y muy especialmente a los que tenemos responsabilidades de servicio a los demás”. En Paso de los Libres, se inició con el izamiento del pabellón nacional en el mástil de plaza Independencia, acto protagonizado bajo una tenue llovizna por el intendente Raúl Tarabini, la presidente del Concejo Delibe-rante, Susana Espinoza, y el párroco Javier Romero. Des-pués el sacerdote presidió el Te Deum, donde pidió por la comunidad libreña y de zo-nas aledañas. En la tarde de ayer monseñor Santiago en-cabezó la procesión y la misa central de la fiesta de San José. Anoche se vivía el festival en el que estaba previsto el cierre con Los de Ima-guaré. En la víspera se efectuó la tradicional serenata en las instalaciones del Ins-tituto “Divino Niño”. En tanto que en Saladas, en la tarde de ayer, el Arzo-bispo de Corrientes realizó la misa central en la que  destacó de la figura de San José. “Es un santo que se distingue entre todos los demás porque es un verdadero ex-perto en cuidar a las personas que se encomiendan a él”, indicó. Se refirió además “a la entrega profunda a la voluntad de Dios, en quien se sintió él cuidado y protegido”. Tras lo cual agregó que “hoy estamos muy huérfanos de ejemplos que nos en-señen a cuidar bien de las personas y las cosas. Es cierto que se nos pegó el famoso ‘cuidate’ que pronunciamos al despedirnos de un amigo o de un pariente, pero no sé si nos damos cuenta qué significa”. El Arzobispo expuso que “vivimos en una época de mucha confusión y desorientación: se desdibujan cada vez más los límites entre lo que está bien y lo que está mal. ‘Dale que no pasa nada’, y entonces se empieza a extender una manera de vivir en que todo vale. Lo bueno y lo que no está bien se define con el ‘me gusta’, ‘no me gusta’, y ese criterio vale para todo: para los vínculos más importantes en la vida de las personas, como son los de la pareja, el matrimonio y la familia, o para decidir la ingesta de sustancias dañinas como el alcohol, la droga. Frente al vale todo, lo único que se nos ocurre decir es ‘cuidate’. El otro no importa con tal que te cuides vos. Pero, en realidad, para cuidarse bien hay que aprender a cuidar de los otros”. Stanovnik añadió, “cuando uno aprende a cuidarse bien, necesariamente se preocupa de cuidar a los otros y de cuidar el lugar donde vive”. “Estamos llamados a cuidarnos, a tratarnos bien y a construir juntos un lugar habitable y digno para to-dos”, señaló. El pastor recordó que se cumplía un año del inicio del ministerio petrino del papa Francisco, quien aquel día, decía que “la vocación de custodiar a la que Dios nos llama es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón”.  Asimismo, pronunciando palabras del Papa, del cuidado en la familia entre “cónyuges se guardan recíprocamente y luego, como padres, cuidan de los hijos, y con el tiempo, también los hijos se convertirán en cuidadores de sus padres”, el Arzobispo dejó en claro que “la vocación y misión de cuidar atañe muy especialmente a los que tenemos responsabilidades de servicio a los demás: ya hemos señalado a los cónyuges y a padres, como los primeros responsables de cuidarse recíprocamente y de proteger a sus hijos; luego hay funciones muy importantes en la co-munidad que reclaman el cuidado de la gente: son los que ocupan puestos de responsabilidad en la función pública, en el ámbito económico, político y social. Luego somos todos los que debemos ser “guardianes” de nuestros hermanos, especialmente de los más pobres y de los que más sufren".   Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios