9 de febrero de 2014

Las retenciones a Capital persisten y Ríos denuncia un ataque político

El Intendente capitalino volvió a referirse a los descuentos que le realiza el Gobierno provincial y los consideró un embate a su gestión municipal. Aseguró que esta poda a los fondos coparticipables no frenará el ritmo de las obras y que tampoco está en riesgo el pago de sueldos.

Concluye la primera semana de febrero y las retenciones del Gobierno provincial al Municipio capitalino continúan ocupando un lugar central en el conflicto que separa a ambas administraciones. Ayer el intendente capitalino, Fabián Ríos, volvió a criticar la medida y la tildó de “ataque político”.  En un inicio de año convulsionado por los vaivenes cambiarios, la devaluación y las medidas del Gobierno nacional para frenar la suba de precios, la incertidumbre económica también se hace sentir en el ámbito provincial. El jefe comunal capitalino salió ayer a recorrer varios puntos de la ciudad donde están ejecutando obras de pavimentación, y en un parate, se despachó contra el Estado provincial por las retenciones. Confirmó que los descuentos “compulsivos” prosiguen y que, pese a ello, no paralizarán las obras porque son de alto impacto social.  “No vamos a permitir que los vecinos sean víctimas de este ataque político”, aseguró Ríos, además de sostener que “haremos todos los esfuerzos que sean necesarios para seguir con las obras, tal cual lo programamos. Tampoco están en riesgo los sueldo de los trabajadores municipales”. De esta manera, descartó complicaciones financieras severas a raíz de la poda de recursos que, por el momento, no encuentra una vía de solución posible. En este escenario de pujas políticas, siguen sin avanzar en el diálogo y aún parece lejano un acuerdo entre ambas partes para compensar deudas recíprocas. El último capítulo de este tire y afloje se produjo días atrás por la deuda que Capital mantiene con el IPS porque aunque su interventora negó voluntad de pago, desde la administración municipal aseguraron tener documentos que prueban un depósito realizado en diciembre. Más allá de los cruces permanentes, lo más preocupante es que no asuma la posibilidad de abrir una sincera mesa de conciliación. Lo cierto es que Capital reclama el cese de las retenciones y esto no sucedería hasta que se firme un nuevo convenio de pago de deudas.    Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios