25 de enero de 2014

Cayó una banda de boqueteros que iba a robar un banco de Monte Grande

Dos hombres fueron detenidos acusados de pertenecer a una banda de boqueteros que había cavado un túnel con la intención de ingresar a robar el tesoro de una sucursal del banco Santander Río, en la localidad bonaerense de Monte Grande. Otros tres hombres, que inicialmente fueron aprehendidos y luego liberados, son investigados por su posible participación en el hecho, mientras que la Policía no descartaba que hubiera más personas involucradas.

El túnel fue descubierto ayer alrededor de las 18, cuando personal de la Policía Bonaerense efectuó un allanamiento en un local en el que supuestamente se instalaría un vivero, ubicado en Cardeza 45 de Monte Grande, en el partido de Esteban Echeverría.

Tras la obtención de un dato que indicaba que en la zona se preparaba un golpe contra el banco, efectivos policiales llevaron a cabo diversas tareas de inteligencia y luego allanaron el lugar en el momento en que llegaban a trabajar el dueño del falso vivero y un pintor, de 33 y 49 años.

Ambos fueron apresados inmediatamente, en tanto que otras tres personas, que dijeron ser albañiles e intentaron retirarse al ver la presencia policial, fueron demoradas, aunque luego se les concedió la libertad y se los investiga para saber si eran parte de la banda.

El lugar, ubicado a treinta metros de la comisaría 1ª de Monte Grande y cercano al edificio de la Municipalidad local, linda por su parte trasera con la sucursal del banco Santander Río situada en Santamarina 421.

"Es un local que en su fondo tiene mimetizado un vivero de donde se han extraído entre cinco y seis contenedores de tierra", explicó esta mañana en el predio allanado el jefe de la Policía Bonaerense, comisario general Hugo Matzkin, quien agregó: "no cabe ninguna duda que si (los ladrones) no estuvieron directamente debajo del tesoro estuvieron muy cerca de ello".

Las fuentes detallaron que los boqueteros habían construido un galpón en el fondo del terreno, dentro del cual habían cavado un agujero en el piso de aproximadamente 1,5 metros de diámetro, que conducía a un túnel de unos 7 metros de largo y 1,20 metros de profundidad, apuntalado con maderas.

Según relató Matzkin, el túnel tenía una "acertada orientación hacia el banco", de forma tal que los delincuentes "ya habían llegado hasta la malla de contención inferior del piso, que es la que debería estar conteniendo la altura del tesoro".

"Yo estoy convencido de que el lunes teníamos una sorpresa acá", aseguró el jefe policial, en referencia a la escasa distancia que les faltaba a los delincuentes para irrumpir en el banco, y agregó que el trabajo de la banda permite suponer que se trata "de gente ya preparada en esto, que sabía muy bien lo que iba a hacer".

El jefe policial consideró que los "boqueteros" utilizaban un "tipo de tecnología silenciosa, minuciosa y profesional", que "no es fácil de detectar toda vez que está oculta debajo de una fachada" ajena al control policial.

En el lugar fue secuestrada una soldadora eléctrica, guantes, ventiladores, cascos, un medidor de oxígeno, un taladro neumático, carretillas, baldes, palas, picos y otros elementos de perforación. Matzkin relató que incluso fue incautado un juego de mancuernas, que, "por el desgaste" que sufrían por tener que trabajar en cuclillas, los delincuentes utilizaban para "hacer gimnasia con los músculos como para poder trabajar".

Los policías también secuestraron en la puerta del vivero el automóvil de uno de los detenidos, en el que hallaron 20.854 pesos que, para los investigadores, tenían como destino costear los gastos del robo.

Los detenidos quedaron a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 del Departamento Judicial Lomas de Zamora, a cargo de Diego Benedetto, quien esta mañana procuraba determinar si la misma banda de "boqueteros" pudo tener relación con otros hechos similares.

Fuente: www.clarin.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios