13 de enero de 2014

"Los dirigentes políticos tenemos una gran deuda con los ciudadanos"

Raquel Gómez, diputada autonomista, dice que hay que asumir la realidad que "somos una provincia pobre". Confía en un nuevo autonomismo, impulsado por una dirigencia joven. Propone dejar atrás los personalismos.

"La mujer en la política avanzó, pero falta mucho todavía. Es cierto que tenemos muchas intendentas, diputadas, senadoras; pero a nosotras nos cuesta más".

Pese a ser una mujer joven, Raquel Gómez milita desde hace muchos años en el autonomismo: "Cuando acompañaba a mi papá en las campañas", recuerda ante EL LIBERTADOR. En un extenso diálogo, expuso cuáles serán los ejes de su trabajo legislativo. Habló también de los temas más candentes, del papel de la mujer en la política, de la violencia de género, de las claves para el desarrollo económico de Corrientes. Aquí, los tramos más destacados de esa charla.
-Raquel Gómez, suponemos que es la primera vez que accede a la Cámara de Diputados, ¿no?
-Así es. Vengo del Interior, de Empedrado. El Departamento tiene cuatro secciones. Yo pertenezco a la de Lomas de Empedrado, donde cursé mi escuela primaria y parte de la secundaria. La Universidad la hice en Corrientes, donde me recibí de abogada.
-¿Y desde edad temprana adhirió al Partido Autonomista?
-Mi papá fue presidente del Comité de Empedrado del PA. Y yo siempre milité allí. Primero, lógicamente, integré la Juventud partidaria. Luego llegué a la Secretaría de la Convención y terminé como apoderada del partido e integrante de su Mesa Directiva.
-¿Y antes de ser diputada trabajó como abogada?
-Sí, lo hice en la Fiscalía de Estado. También ejercí en el ámbito privado, en el fuero civil y derecho de familia.
-¿Y cómo llegó a la Legislatura?
-Junto a Raúl (Alfonzo, el otro diputado autonomista) fuimos elegidos por la Convención partidaria. Él logró 107 votos y yo tuve la suerte de ser proclamada por unanimidad.
-¿Viene con proyectos ya en carpeta?
-Mi pretensión es dejar algo útil a la comunidad. De pique ya tengo dos proyectos, que consisten en la municipalización de dos de las secciones de mi Departamento: El Sombrero y Lomas de Empedrado.
-¿Habrá quórum para eso?
-Yo creo que sí. Hemos coincidido incluso con el propio intendente, Dani Miéres, en que la cabecera del Departamento muchas veces no puede atender las necesidades de esas comunidades, cuyos habitantes terminan siendo ciudadanos de segunda. Es lamentable, porque se trata de comunidades activas, con instituciones que están funcionando. Por ejemplo, en Lomas tenemos un colegio secundario con orientación agrícola.
-En general su acción legislativa ¿hacia dónde apuntará?
-Hacia el Interior, por supuesto, donde veo las posibilidades más promisorias. En Empedrado, que es desde donde yo provengo, es necesario explotar más lo turístico, dadas sus bellezas naturales, sus barrancas, su paisaje, la pesca, las playas…
-¿La escala productiva del Departamento no es muy significativa?
-Preponderan mucho las pequeñas huertas. Es una economía más bien de autoconsumo. Es importante estimular la radicación y el progreso en el lugar, procurando que los chicos de esas comunidades que vienen a Corrientes a estudiar Veterinaria o Ingeniería traigan luego sus conocimientos para aplicar en Empedrado.

TEMAS DE AGENDA

-¿Usted deberá cumplir un mandato de sólo dos años?
-Es así. De acuerdo al último censo, correspondió aumentar el número de diputados a 30. En función de eso, los dos últimos diputados electos deberían durar dos años en su mandato: fue el caso de Ángel Rodríguez y yo. Creo que también hay dos senadoras en esa situación.
-¿Qué otros temas de la provincia la preocupan?
-El flagelo de la droga. En ese sentido estamos buscando coordinar esfuerzos entre el Gobierno y la Iglesia. El problema es que no hay centros de rehabilitación.
-¿Trabajan con ONG en ese tema?
-Sí, con dos o tres ONG y con el Arzobispado.
-¿Cómo lo ve al autonomismo?
-El autonomismo le hizo mucho bien a la Provincia. Tuvo grandes gobernantes como Juan Ramón Vidal. Más recientemente, el Gobierno de Pocho Romero Feris realizó viviendas, inauguró escuelas y colegios secundarios. Fue un Gobierno muy progresista, que hizo mucho.
-¿Y después?
-Bueno, hubo una crisis, un proceso con síntomas de desintegración a partir de que uno de sus gobernantes, Tato Romero Feris, fundara un nuevo partido político. Pero eso quedó atrás, ahora estamos en un tiempo de reestructuración y relanzamiento.
-¿Por dónde pasa ese remozamiento?
-Por una dirigencia mayoritariamente joven, aunque nos faltan los dirigentes más experimentados. En definitiva, una conducción de entre 30 a 50 años, con un 90 por ciento de gente joven. Al frente está un veterano, como el doctor Lucio Portel, de gran experiencia política. Somos parte de una conducción y una generación que busca acercarse más a las necesidades de la gente.
-¿Trabajan en equipo?
-Venimos apostando a esa idea, dejando atrás los personalismos. Hay que mirar de frente la realidad de que somos una provincia pobre; y nosotros somos políticos de esta provincia. Hay que asumir que tenemos una deuda con los ciudadanos.
-¿Cómo piensan alcanzar esa meta?
-Estamos dispuestos a asumir las responsabilidades que nos competen en este remozado Partido Autonomista que pretendemos relanzar. Nos estamos capacitando para eso. Por ejemplo, con Raúl (Alfonso) ya nos hemos inscripto para un posgrado en Políticas Públicas que haremos en la Universidad de San Andrés.
-¿Buscarán otro estilo político?
-La lucha descarnada, en definitiva, no ha dado buenos resultados para la Provincia. Tenemos que encontrar la fórmula para juntarnos antes que para dividirnos. Los jóvenes son los que tienen que encontrar la apertura para ese camino.
-Para eso conformaron una conducción en que combinan experiencia y juventud, ¿no?
-Así es. En la presidencia y la vice, están Lucio Portel y Luis Belascoain. Pero también se suman, entre otros, Raúl Alfonzo (vice), Luis Panuncio, Pablo Mórtola (Bella Vista), Silvia Galarza (Ituzaingó).
-¿Cómo se explica la alianza con el kirchnerismo en el Frente para la Victoria?
-A muchos no les gustó (la alianza con el FpV). Pero nosotros hicimos un acuerdo correntino, ateniéndonos a la realidad de la provincia. Eso no significa que estemos de acuerdo con muchas de las cuestiones de la política nacional. Por otra parte, en la Cámara tenemos un bloque autonomista y, además, un Interbloque con los otros socios del FpV. Coincidiremos en algunas cosas y en otras mantendremos nuestra independencia de criterio.
-¿Y los disconformes, qué hicieron?
-Y… tenemos el caso del ex intendente de San Miguel, Cholo Dejesús, que insistió en apoyar el frente con ECO (Encuentro por Corrientes), aludiendo en que por ese lado se obtendrían más beneficios. Pero la verdad es que ECO ofreció muy poco al autonomismo, más allá del caso particular de Dejesús, que por ahora tiene la afiliación suspendida.
-Sabemos que le gusta leer…
-Así es. Leo mucho, principalmente novelas de autores latinoamericanos. Me gustan Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Ernesto Sábato.
-¿Qué libro le impresionó más?
-En general, la obra de Sábato, porque puede pasar de textos tortuosos como El túnel a obras esperanzadoras, como La resistencia.
-¿La vocación política la heredó de su padre?
-Así es. Yo lo seguía en todas sus campañas políticas. Se llamaba Ramón Gómez, le decían Moncho.
-Yendo a temas de actualidad, ¿habrá sesiones extraordinarias de la Legislatura?
-Posiblemente en febrero. La verdad es que hay temas muy urgentes para tratar, como el de la crisis energética.
-¿Cómo ve la marcha del Gobierno provincial?
-Ha hecho propuestas interesantes. El problema es que son más las propuestas que los hechos. Por ejemplo, creó un Ministerio de Industria, que es una muy buena idea… pero le dio un presupuesto exiguo, con el que no podrá hacer nada.
-La política fue muy confrontativa en Corrientes. ¿Cree que en este año habrá más diálogo?
-Esperemos que sí. Eso le haría muy bien a la política correntina. Hay que coordinar muchas acciones en común.
-¿Cómo es su relación con ex correligionarios, con quienes debe compartir hoy la Cámara? Por ejemplo, con Marcelo Chaín.
-La relación con Marcelo, en lo personal, es muy buena. Nos conocemos desde hace muchos años. Sólo tuvimos diferencias políticas, pero, insisto, eso no afecta la relación personal. También tenemos buenas relaciones con Eugenia Mancini, otra ex correligionaria.
-¿Qué comisiones de la Cámara baja integrará?
-Pese a que aún falta definir esa cuestión, mi pretensión es sumarme a las comisiones de Asuntos Municipales, de Educación y de Derechos Humanos.

Cuestión de género

-¿Cómo ve la problemática de la violencia de género?
-Es realmente un problema para muchísimas mujeres hacer la denuncia de este tipo de violencia. A veces no se toma con seriedad; a veces no puede resolver qué hacer después que realizaron la denuncia.
-Eso ocurre en la mayoría de los casos, ¿no?
-Todavía, lamentablemente, la mayoría de las mujeres tienen una alta dependencia del esposo, sobre todo en materia económica.
-¿Y en política, avanzó mucho la mujer?
-Avanzó, pero falta, falta mucho todavía. Es cierto que tenemos muchas intendentas, diputadas, senadoras; pero a nosotras nos cuesta más, por eso del doble esfuerzo que la mujer debe hacer debiendo atender además las tareas de la casa. Pero creo que la feminización de la política es muy positiva, por la otra visión, la otra sensibilidad que aportamos, la otra mirada.
-¿Cuáles serían las prioridades para la provincia de Corrientes?
-Primero debe haber un proyecto de Provincia. Y luego creo que hay que hacer una política de promoción focalizada por zonas: potencializar las fortalezas de cada una. Así tenemos zonas hortícolas, ganaderas, arroceras… La nuestra, la de Empedrado, por ejemplo, es turística.
-¿El crecimiento y desarrollo de Corrientes debe provenir del Interior?
-Yo creo que sí, el Interior es el que concentra las actividades productivas. Si esas actividades productivas no progresan, no se industrializan, si no tienen capacidad de retener a las personas, éstas emigran a la Capital donde se forman villas miseria de desocupados o trabajadores precarios.

Quién es

    Nació el 12 de junio de 1966 en Lomas de Empedrado.
    Allí realizó su escuela primaria, donde fue abanderada.
    El Nivel Secundario lo completó en el colegio nacional José de San Martín de la capital de Corrientes.
    Su padre (ya fallecido) era productor agropecuario y su madre, ama de casa, en un hogar con siete hermanos.    
    Se recibió de abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne).
    Trabajó en la Fiscalía de Estado.
    Un hobby: leer, principalmente novelas. Se inclina por autores latinoamericanos, como Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Ernesto Sábato.
    Un libro predilecto: en general, la obra de Sábato.
    Un líder que admira: Nelson Mandela.

Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios