14 de noviembre de 2013

A las trompadas, inspectora de tránsito evitó que le roben la moto

Un violento ataque de una patota sufrió ayer una inspectora de tránsito, mientras coordinaba la salida de los escolares de Escuela Nº 850 ubicada en avenida del Cuarto Centenario y Garay.
La mujer, identificada como Sandra Fredes, fue atacada en el mediodía de ayer por una patota que intentó robarle la moto con la que cotidianamente realiza sus tareas.
A las trompadas, la inspectora intentó defender el asalto por parte de los tres delincuentes. Y si bien, los malvivientes lograron llevarse el rodado, fueron interceptados luego por personal policial de la comisaría Séptima, recuperando así la unidad.

“Tres personas se acercaron a la moto patrulla, la Unidad 450, que es la que tengo a cargo y uno se sube a la moto y otros dos más le empujan hasta la parada del colectivo. Cuando veo eso yo les corro y le bajo a uno de la moto, agarrándole de su ropa, se cae en la cinta asfáltica y los otros dos me castigan, me agarran de la camisa y con el casco que tenía me defendí. Estuve varios minutos a las trompadas, me tuve que defender” relató la mujer ante los micrófonos de Radio Dos.   “Estuve sola y nadie me ayudó, solo los colectiveros del 104 les tocaban bocina y me ayudaron a que salgan a correr;  uno que tenía una camiseta de fútbol de color rojo era el que más me pegó”, contó.   “Eran jóvenes de 18 a 20 años” dijo la agente municipal.   Según la servidora pública “parece ser que estaban drogados o tomados", y relató un hecho que ocurrió minutos antes cerca del lugar: "yo venía para la escuela por Mendoza, cuando vi una maestra jardinera de guardapolvo azul y cuello rojo, y a ella,  estos sujetos ya le habían robado". Fredes, por ello, pidió a las víctimas de ese robo a que sumen su testimonio.   “A mí me golpearon la mano, la cara, me rompieron el casco, me rompieron mi camisa” agregó.   “Es la primera vez que me agraden físicamente. Siempre fueron agresiones verbales”, indicó Fredes.   “La moto quedó en la calle tirada y ellos seguían golpeándome, yo me defendí a golpes de puños; ví la escuela, entré y pedí auxilio, llamaron a la unidad policial de la Comisaría Séptima y rápido vinieron a ayudarme” expresó.   “El Director de Tránsito vino muy rápido también a asistirme”, relató la inspectora.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios