Viernes 19 de Abril de 2024

Hoy es Viernes 19 de Abril de 2024 y son las 22:43 -

21.6°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

NACIONALES

31 de marzo de 2024

La Iglesia cuestionó los despidos en el país y pidió más sensibilidad a políticos

Monseñor Oscar Ojea fue crítico y transmitió su preocupación por "la gente que se queda al costado del ca­mino" tras perder su trabajo.

En este tiempo de Semana Santa, el arzobispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva, destacó la relevancia del Vía Crucis en el contexto argentino actual e instó a buscar la so­lidaridad y puntos de encuentro para cons­truir una Argentina mejor, basándose en la esperanza y la fe en la resurrección de Jesús como fuente de alegría perdurable. "La educación es la única herramienta que nos saca del núcleo duro de la pobreza", reflexionó. "Las palabras de Jesús desde la cruz, ese ‘Dios mío, ¿por qué me has abando­nado?’, es el clamor familiar, individual y colectivo de muchí­simos hermanos". En esa misma línea señaló: "La inflación es el impuesto de los pobres. Siempre la inflación es el im­puesto de los pobres. Y parece una enfer­medad endémica desde hace muchos años".

La Iglesia católica celebra hoy el Domingo de Pascua, en que se conmemora la resurrección de Jesucristo al tercer día de haber sido crucificado. En este tiempo de reflexión, el presidente del Episcopado Argenti­no, monseñor Oscar Ojea, compartió su mensaje de la Pascua a través de YouTube y advirtió sobre los despidos en la Argentina, días des­pués de que el Gobierno na­cional no renovara los con­tratos de al menos 15.000 personas que trabajan en el Estado. En su prédica, mon­señor Oscar Ojea fue crítico y contundente con la clase política que hoy gobierna el país y transmitió su preocu­pación por "la gente que se queda al costado del cami­no" tras perder su puesto de trabajo.

En su breve discurso, Ojea analizó la situación que atraviesa el país y transmitió su preocupación con rela­ción a los recientes despidos registrados: "Hemos recibi­do últimamente en la Con­ferencia Episcopal grupos diversos de personas que quedan sin trabajo, gente que queda como al ‘costado del camino’. Es tremenda esta herida".

En esta línea agregó: "El día que nos gane la globa­lización de la indiferencia, el día que se nos endurez­ca tanto el corazón, que no tengamos sensibilidad para estos hermanos y hermanas que quedan sin trabajo, es ese día cuando no nos pode­mos llamar cristianos", sen­tenció Ojea.

Y prosiguió: "Ese día va­mos a decir nos ocupamos solamente de nosotros mis­mos y los demás. Pidámosle al Señor esta gracia de des­cubrir con una imaginación nueva la caridad cristiana. Siempre la Pascua nos da una nueva creatividad para poder crecer en el amor, para poder crecer en la ca­ridad", indicó el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.

De esta manera, la Iglesia demostró su preocupación por el incremento de despi­dos tanto en la administra­ción pública como en el sec­tor privado a raíz de la crisis económica que atraviesa la Argentina. En ese marco, cabe mencionar que, tras dar de baja miles de contra­tos, el Ejecutivo analiza con­tinuar con la reducción del 30 % del personal estatal, lo que significaría que otras 55.000 personas se queden sin su puesto de trabajo en ministerios, secretarías y otras dependencias.

Por otra parte, en el video, el obispo de San Isidro ex­presó: "Queridos hermanos y hermanas, muy felices Pascuas. Los frutos de la Pascua son la paz y la alegría que nos trae Jesús Resucita­do, pero la paz además de ser un don es una tarea; la paz se construye, no es un producto industrial, es arte­sanal".

"Se construye con el tra­bajo de cada día, con la vida de cada día, la cercanía, la entrega y se construye con la solidaridad. Cuánta falta nos hace en este tiempo de emergencia, en este tiempo de crisis, en donde cuesta tanto la vida de cada día, ¡cuánta falta nos hace la so­lidaridad!", continuó.

Hacia el final de su re­flexión para el Domingo de Pascua, monseñor Ojea re­cordó: "El papa Benedicto nos enseñaba que la fe es un don de Dios. La fe nos libera del aislamiento del yo y nos lleva a la comunión, pero todo acto de fe es, en sí mismo y como tal, en­cuentro con los hermanos; es un acto que me lleva a ser más responsable de la vida de los demás. Pidámosle al Señor renovar esta fe que la necesitamos tanto. Muy fe­lices Pascuas. Que Dios los bendiga".

Fuente: www.nortecorrientes.com



COMPARTIR:

Comentarios