Miércoles 29 de Junio de 2022

Hoy es Miércoles 29 de Junio de 2022 y son las 01:23 -

8.9°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

OPINIÓN

25 de mayo de 2022

Simplemente por opinar y peticionar

Aunque pueda parecer un ingenuo, déjenme creer que ninguna persona de buena fe que se precie de democrática, está en condiciones de justificar la persecución judicial y el hostigamiento público, poco valiente (je), impulsada por el intendente Fagúndez contra sus propios ciudadanos, simplemente por opinar o peticionar.

Todos, particularmente este servidor, en algún momento algunos y casi siempre otros, entre los que me incluyo, somos incapaces de aceptar que nos equivocamos. Nuestra primera reacción suele ser el negar el error, justificarlo o bien echar culpas ajenas. Esto último, en general, suele ser lo habitual.

Está parecería ser la actitud de los integrantes del Gobierno Municipal, a juzgar por la sucesión de acontecimientos que generó una simple petición solicitando la (re) apertura de los comedores comunitarios, cerrados por el anterior gobierno en despecho por haber perdido las elecciones, en un contexto de profundización de la crisis económica y social que pone en riesgo la seguridad alimentaria del país, a la que no escapan la provincia ni mucho menos nuestra localidad.  

Al revés de lo que en campaña expresaban quienes integran el actual gobierno municipal, el ocuparse de los sectores vulnerables, el  atender primero lo más urgente, el actuar con empatía etc., se elige el camino de la negación, de la soberbia y el autoritarismo en el afán de sobreactuar el ejercicio del poder e intentar aleccionar a todo aquel que lo pusiese en dudas de la manera que fuera, a través de una petición o simplemente dando una opinión que osara cuestionar alguna acción o inacción del gobierno.

 Ante la crítica, no importa el tenor, inmediatamente se hace sentir la “Gestapo” de redes sociales, o peor aún la persecución judicial impulsada por el mismo intendente, con el propósito de hacer tronar el escarmiento, de aleccionar y desalentar la participación ciudadana, lesionando la convivencia democrática, la libertad de expresión y el derecho a peticionar ante las autoridades, contempladas en la misma constitución nacional, en una actitud claramente autoritaria que denota un alto grado de intolerancia, carente de toda valentía y de buenas intenciones, que en gran medida describe la esencia de quienes conforman la actual gestión, con algunas excepciones, en las que aún la ciudadanía deposita las esperanzas que terminen por desmarcarse de una gestión que en tan poco tiempo comienza a desdibujarse y a mostrar su verdadero rostro, el de la insensibilidad, la soberbia y el autoritarismo.

 Preguntas, solo preguntas:

 ¿No es legitima la petición?

¿No está contemplado en el mismo presupuesto un monto determinado destinado a comedores municipales?

Entonces, ¿Por qué la denuncia?

¿No es más fácil y conveniente acercarse, interiorizarse, preguntar y proponer solucionarlo junto a cada una de las instituciones?

Si la petición, como se dice desde el gobierno, es una movida política.

 ¿Eso deslegitima el pedido? ¿Eso justifica la persecución judicial y el hostigamiento público?

Si algunos de los firmantes, como temerariamente afirma la vice intendenta, incumple con los deberes para con sus hijos.

¿Eso justifica el incumplimiento del gobierno en la ejecución de su propio presupuesto, entre otras omisiones deliberadas?

¿Eso justifica la evidente mala fe con la que se viene obrando?

¿O será que a la vice intendenta se le olvidó, durante casi treinta días, el informar al ejecutivo de la aprobación de la ordenanza que mayor resonancia pública tuvo en nuestra localidad?

 ¿Cómo calificar a ese "olvido memorable”?

¿Está el gobierno en condiciones de sostener y justificar su negativa a abrir los comedores contemplados en su propio presupuesto, ergo, su plan de gobierno, después incluso de haberse aprobado por ordenanza?

Ante el evidente incumplimiento del presupuesto y otros etc. etc.

¿Qué hará la oposición?

El oficialismo seguirá "avanzando" en su propia lógica, atropellando.

¿La oposición está en condiciones de imponer los límites?

¿Tiene el carácter, la determinación y la valentía para hacerlo?

Para finalizar, aunque pueda parecer un ingenuo, déjenme creer que ninguna persona de buena fe que se precie de democrática está en condiciones de justificar la persecución judicial y el hostigamiento público, poco valiente (je), impulsada por el intendente Fagúndez contra sus propios ciudadanos, simplemente por opinar o peticionar.

El difícil arte de reconocer el ¿error?

“Cosas veredes, que non crederes"

#ElPeorDeTodos



COMPARTIR:

Comentarios