PROVINCIALES

24 de julio de 2019

Se encarecen aún más los precios de remedios y las ventas caen un 20%

El Colegio de Farmacéuticos de Co­rrientes reconoció que los incre­mentos en los medicamentos rondan el 36 por ciento.

Desde diciembre de 2015 hasta 2018, la inflación acumulada fue de 160%, pero los fármacos están en promedio 245% más caros, con algunos incrementos en productos esenciales, como los anticoagulantes, que al­canzan hasta el 540%. Y en lo que va de este año los in­crementos en los remedios alcanza el 36%.

 

Es así que las vidas y la salud de las personas están en juego. Los enfermos cró­nicos y, particularmente, las personas de la tercera edad son los más vulnerables: mientras todo aumenta a un ritmo indiscriminado, las jubilaciones y pensiones han subido 143% en prome­dio entre mayo de 2015 y di­ciembre de 2018.

En la actualidad los ha­beres mínimos -con los que cuenta la gran mayoría de los retirados- son de 9.300 pesos mensuales, frente a una canasta básica de ali­mentos y servicios que para la tercera edad ronda los 26.000 pesos.

Esto alertó a través de un informe el Centro de Eco­nomía Política Argentina (Cepa), que utilizó datos del Instituto Nacional de Es­tadística y Censos (Indec) a enero de 2019, y que ad­virtió sobre el “retroceso y deterioro de las condiciones de vida de las personas ma­yores” por culpa de la crisis económica que vive el país. Según el Indec, casi 7 millo­nes de habitantes (16% del total) son personas con más de 60 años, en su mayoría mujeres (57%).

 

“Es una bronca generali­zada, cada vez tenemos más aumentos. Hay viejos que veo que llevan una receta por cuatro remedios y piden: ‘Haceme estos dos que son los más urgentes, los otros dos voy a esperar porque no me alcanza más la plata’”, dijo un jubilado de 72 años, a la salida de una farmacia.

Este hombre que cobra el mínimo de haberes, contó que además de ese medica­mento psiquiátrico, toma otros por las secuelas que tuvo luego de sufrir un ac­cidente cerebrovascular (ACV). Estas últimas drogas fueron las que más aumen­taron en estos tres años. El jubilado comentó que puede acceder a ellos gracias a los descuentos de la obra social estatal para jubilados y pen­sionados Pami (Programa de Atención Médica Integral), que son de entre 50 y 80%.

En enero de 2017, el Pami decidió restringir la política a través de la cual otorgaba medicamentos gratuitos. La entidad quitó gradualmente varias fórmulas de la lista de fármacos sin costo para sus usuarios. Finalmente, acotó el beneficio a todos aquellos jubilados o pensionados que cobraran menos de un ha­ber mínimo y medio (13.950 pesos) o que destinaran 5% o más de sus ingresos a la compra de drogas prescritas.

“El problema en lo sa­nitario es que la gente se muere por no tomar los me­dicamentos que necesitan. Tenemos registrado que el paciente en lugar de tomar la pastilla todos los días la toma día por medio, para la presión, para la gluce­mia, para el colesterol”, dijo Marcelo Peretta, secretario general del Sindicato Argen­tino de Farmacéuticos y Bio­químicos (Safyb).

También advirtió que la situación, provocada por la desregulación estatal sobre los precios de los fármacos, que superan por mucho los índices de inflación, está llevando a problemas es­tructurales mayores debido a que las personas contraen enfermedades más com­plejas y terminan teniendo que ser atendidos en los hospitales públicos, que ya tienen graves problemas de abastecimiento de insumos por falta de presupuesto y que reciben cada vez más pacientes debido a las bajas en las prepagas y la crisis económica.

LAS FARMACIAS CORRENTINAS

A propósito de este pa­norama, el vicepresidente del Colegio de Farmacéuti­cos, Ricardo Peris, admitió ayer la crítica situación. “En el último año los me­dicamentos tuvieron un aumento en el orden del 36%, mientras que las ventas cayeron en torno al 20%”, según precisó el referente.

Asimismo sostuvo res­pecto de las ventas que “estamos viendo que dis­minuyó un 8% las ventas, un 20% en productos de venta libre, pagamos a 30 días los medicamentos y cobramos a 40 días”.

En declaraciones a radio Dos se refirió a la caída en la rentabilidad y admitió que 61 farmacias cerraron en todo el país.

“La rentabilidad se ve afectada por el aumento en los gastos fijos, vemos que disminuye mes a mes, pero se puede solventar todavía, tenemos buena logística, por parte de las droguerías se reponen las mercade­rías”, dijo.s

Fuente:www.nortecorrientes.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios