PROVINCIALES

21 de julio de 2019

En dos años se duplicó el precio de las motos 110 y crece el regateo para las usadas

Las motocicletas más económicas del mercado pasaron de costar entre $17 mil y $20 mil en 2017 a casi $40 mil actualmente. Financiadas superan los $50 mil. Las ventas cayeron cerca de un 40%.

Con la expansión de la ciudad, el crecimiento de las distancias que hay que recorrer y las deficiencias que tiene hace tiempo el servicio de colectivos, las motos se convirtieron en una de las opciones más utilizadas; aprovechando sobre todo algunas facilidades de pago. Lo cierto es que en el último tiempo, los precios de estos vehículos sufrieron fuertes subas, complicando las ventas. 
A mediados de 2017, una moto de 110 centímetros cúbicos costaba entre $17 mil y $20 mil, dependiendo de la marca y de cómo se realizaba el proceso de patentamiento. En tanto, actualmente todos los modelos de esa cilindrada superan los $30 mil, llegando incluso a rozar los $40 mil. 
Esto corresponde, además, al valor de contado y en efectivo, existiendo fuertes recargos en caso de que el cliente decida comprar con tarjeta de crédito. En esos casos, casi no existen alternativas sin interés o con recargos leves, y terminan elevando el precio a cerca de $50 mil. 
Así, el incremento que tuvieron las motos más baratas que existen en el mercado es de alrededor de un 100%; es decir, se duplicaron  en apenas dos años. 
El nivel de la suba es bastante superior al ritmo en el que fueron modificándose los salarios; al menos el mínimo vital y móvil. En julio de 2017, el sueldo básico era de $8.800, por lo que se necesitaban dos salarios para poder adquirir una motocicleta de baja cilindrada. 
Ahora, en cambio, con el mínimo en $12.500, comprar un vehículo económico demanda hasta tres sueldos, sin tener en cuenta otros gastos extras como el patentamiento y el seguro, requisitos obligatorios para circular por la ciudad. 
Otros modelos de mayor cilindrada, como las 125 cc o 150 cc también aumentaron, aunque en menor porcentaje que las de 110 cc. Esto generó que, dependiendo de la marca, la brecha entre motos pequeñas y medianas se acortara parcialmente. Actualmente, una 125 cc 0 kilómetro puede conseguirse desde $45 mil, es decir, menos de $10 mil de diferencia. 
 Algunas concesionarias ofrecen créditos propios, además de la opción del financiamiento a través de las tarjetas de crédito. Más allá de esto y aun realizando una entrega, el costo de la moto aumenta considerablemente. La diferencia con el precio en efectivo es amplia, generando complicaciones pero siendo también una opción válida en caso de no contar con todo el dinero. 
El trámite de patentamiento genera, además, un gasto extra. Algunas casas brindan la posibilidad de hacerlo de manera personal, lo que implica ahorrar varios miles de pesos. Otras, en cambio, ofrecen ya el paquete completo con la gestión de la chapa, título y cédula, cobrando el trámite y el servicio.

Ventas
El fuerte incremento de los precios tuvo su repercusión en los comercios locales que venden motos. En el último año, según señalaron algunos propietarios y encargados, la demanda cayó cerca de un 40%. Es decir, se venden sólo un poco más de la mitad de lo que se hacía el año pasado. 
De esta manera, se frenó el acceso a la primera moto, que suele ser justamente la más económica, y también demoró el proceso de renovación para los que ya son propietarios de una. Así, el temor de que el rodado pierda valor antes de poder cambiarlo comenzó a ser una realidad por el incremento de los costos. 
En este contexto, gana terreno el mercado de las motos usadas. Aunque siempre fue abundante, en el último tiempo se incrementó la oferta y la demanda en plataformas de compra-venta y también a través de las redes sociales. Allí, justamente por la multiplicidad de opciones, los precios son parejos y hay pujas por conseguir una rebaja. 
La brecha de precio entre una usada y lo que cuesta una nueva también creció. Hace dos años se necesitaban unos $10 mil arriba para poder acceder a una 0 km, mientras que ahora se requieren cerca de $20 mil para una 110 nueva. Ante esto, vendiendo la usada, es mayor el esfuerzo que el comprador deberá hacer para llegar al valor de las que se exponen en las concesionarias. 
En los espacios de compra y venta reina el regateo. Se advierten con frecuencia precios rebajados por los mismos vendedores y consultas de los que buscan una moto; ofreciendo un monto menor o incluso incluyendo la entrega de otro rodado como parte de pago. En esos casos, una complicación resulta la disponibilidad de papeles, ya que muchas cuentan sólo con algunos requisitos para poder formalizar una transacción y hacer la transferencia correspondiente. 

Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios