LA CRUZ

18 de abril de 2019

Lealtad y buena salud

Masivas muestras de apoyo popular a través de la redes sociales recibió el Dr. Mario Fernández tras conocerse la injustificada e impertinente decisión tomada por el oficialismo local encabezado por Luis Calomarde de impulsar su separación de la dirección del Hospital San Antonio de Padua, con la anuencia provincial y la complicidad de algunos profesionales que sucumbieron a la tentación, en lo que a todas luces ha sido una burda maniobra política con claros fines electoralista.

Las demostraciones de rechazo a la grosera medida junto con las manifestaciones de adhesión y reconocimiento a la figura de el Dr. Marito obligaron a reforzar la repudiada jugada inicial del oficialismo con la incorporación de última hora de un prestigioso y reconocido profesional, ya jubilado, con el propósito de intentar frenar o mitigar las crecientes críticas.

 El tándem oficial recurrió, como otras tantas veces, a golpear debajo del cinturón, nuevamente contra la figura del Dr. Mario Fernández, a quién se intenta tomar como chivo expiatorio de un precario servicio de salud pública que ostenta esta condición desde hace muchísimos años, al que, de acuerdo a algunas fuentes, en los últimos meses, para colmo de males, se desfinanció deliberadamente con el objetivo de provocar una crisis que justificara las medidas adoptadas posteriormente.

Respalda esta versión la nota (adjunta) enviada al Ministro de Salud Dr. Cardozo con carácter de "urgente", firmada por la mayoría de los profesionales del hospital local San Antonio de Padua, en la que se emplaza a las autoridades del mismo ministerio a dar "solución inmediata" de todos los requerimientos en "insumos hospitalarios, personal e instrumental para el normal funcionamiento del nosocomio".

En la nota en cuestión los profesionales denuncian y responsabilizan al Ministerio de Salud Pública del estado de situación del Hospital en el que prestan servicios y reclaman la provisión de insumos, personal y equipamiento en duros términos, señalando que "en caso de no tener respuesta favorable, el Hospital San Antonio de Padua de la localidad de La Cruz, tomará medidas de fuerza."

Lo curioso, o no tanto, depende, es que algunos profesionales que firmaron la durísima nota fueron luego premiados por el Ministro de Salud Pública con la dirección interina del centro sanitario. Las necesidades electorales del oficialismo local y la afinidad de parte de algunos profesionales con este explicarían la maniobra y las designaciones.

En pocas palabras, la salud pública en La Cruz, de la que nunca se ocupó el gobierno municipal, es hoy rehén de las necesidades electorales del Team Calomarde.

 El nombramiento de un director interino (afín al oficialismo local) se produce tras una muy sugerente y especial invitación de parte de un alto funcionario del ministerio a que el todavía director se tome treinta días de licencia, que se transformarían en una inmediata jubilación, según algunas fuentes.

La decisión tomada por el tándem Municipio - Provincia es en agradecimiento por los servicios prestados, tanto en la faz política por parte de la alianza gobernante en la provincia, espacio para el que supo juntar votos en más de una ocasión el Dr. Marito Fernández, como en lo estrictamente sanitario por parte del mandamás cruceño Luis Calomarde, tras más de treinta y seis años de servicios prestados en el Hospital Público, sin contar las miles de atenciones gratuitas y de urgencias todo terreno a cientos de familias de nuestra localidad y la zona, incluida seguramente la mismísima del intendente.

Perdón... alguien dijo lealtad por ahí?

Fabián de Luca

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios