Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Como saldo de una cinematográfica persecución, las autoridades lograron detener a una sargento de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, quien se dedicaba a concretar asaltos en la modalidad de motochorros. Junto a la mujer, estos pesquisas apresaron a un sujeto.

Momentos antes, el dúo había robado a varias personas, en la localidad bonaerense de Banfield, luego de amenazarlas con un arma de juguete.

Los voceros de los tribunales de Lomas de Zamora revelaron que el hecho se produjo en la tarde de sábado pasado, cuando los marginales desvalijaron a las víctimas en el cruce de Adolfo Alsina (la ruta provincial 210) y Chacabuco -más precisamente al dueño de una peluquería denominada Fabiana y a una de sus clientas-, para de inmediato huir rápidamente a bordo de una motocicleta Honda XR negra de 125cc, sin patente.

Debido a lo sucedido, algunos policías que se hallaban en tareas de vigilancia en la cancha de Banfield, a raíz de la disputa del partido entre el equipo local y Colón de Santa Fe, por la 2ª fecha del campeonato de Primera División, comenzaron a rastrillar la zona, hasta que localizaron abandonado este rodado en la esquina de Cerrito y las vías del Ferrocarril General Roca, en jurisdicción de Temperley.

Posteriormente, miembros del Comando Patrulla de Lomas de Zamora interceptaron a los malvivientes, en el cruce de Coronel Pringles y España, a unos 100 metros de la avenida Meeks, cuando los marginales intentaron huir subiendo por los techos de las casas.

Anciana golpeada

El hampón ingresa a una casa donde estaba Emilia Lucía Millz, de 96 años, que fue tomada de rehén. La mujer comienza a los gritos solicitado ayuda a la policía; esto enfurece al malviviente, que le aplica varios golpes de puño para callarla.

Tras ser anoticiada la policía por un vecino, los uniformados ingresan por una ventana y detienen al marginal, liberando a la anciana, que quedó en estado de shock.

Tras estos operativos, se estableció que los implicados eran un individuo, de 34 años, llamado Alfredo, y Celeste Elisa Biordo, de 36 (nacida el 16 de julio de 1980 y número de legajo 171.585 ). Momentos después los pesquisas determinaron que la mujer era un sargento de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con destino en el Comando Patrulla de La Matanza, en el oeste del conurbano provincial.

Ambos involucrados residen en Lanús, hallándose en su poder un arma de juguete, una bolsa de plástico que tenía dinero y aparatos de telefonía celular. El vehículo, a su vez, presentaba adulterados los números de motor y de cuadro, lo que demostraría que habría sido sustraído.