Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

El cadáver salvajemente baleado de un hombre, de alrededor de 30 años, apareció dentro de una camioneta, en un cruento y misterioso suceso que se registró en la localidad bonaerense de Carlos Spegazzini, en el partido de Ezeiza.

Las autoridades policiales tratan de averiguar tanto los móviles del ilícito como el paradero de los responsables del tremendo crimen. Al respecto, la principal hipótesis de los pesquisas sostienen que el fusilamiento habría sido consumado por venganza.

Los voceros judiciales revelaron que el macabro hallazgo se produjo en la madrugada de la víspera cuando los integrantes de la comisaría de Carlos Spegazzini (3a de Ezeiza) recepcionaron una denuncia al número telefónico de emergencias 911, que hacía referencia a una persona muerta, en una camioneta Toyota Hilux, que estaba estacionada en la calle Rosales al 1500, entre Cosquín y Pringles, en el citado distrito, a unos 500 metros de la Ruta Nacional 205 y a 6 cuadras de la Autopista Ezeiza - Cañuelas.

A balazos

Por este motivo, los servidores públicos de la seccional arribaron al mencionado lugar, oportunidad en la que localizaron el cuerpo sin vida del sujeto, que presentaba al menos 2 certeros impactos de bala.

El individuo, de aproximadamente 30 años, yacía ensangrentado en el mencionado rodado.

Trascendió que, al revisar el vehículo, el personal policial incautó 2 armas de fuego y también cargadores. A raíz de esa situación, los investigadores consideran que el asesinato habría sido consumado por venganza y que el fallecido era una persona con antecedentes.

Versiones sostienen que la persona que avisó del enigmático suceso a los policías fue un vecino del lugar, quien observó la presencia sospechosa del vehículo, que se encontraba estacionado muy próximo a una banquina. Intervinieron en la causa, que fue caratulada “Homicidio”, los funcionarios del departamento judicial de Lomas de Zamora.