LA CRUZ  10 de diciembre de 2017

Nuevo Intendente en medio de una fuerte interna.

El sábado, en horas de la noche, en Plaza Manuel Belgrano y ante reducido marco de ciudadanos , Juró Calomarde, quien asumirá legalmente sus funciones desde hoy. Lo hace tras imponerse por un estrecho margen en las elecciones municipales de octubre último, lo que según fuentes allegadas al oficialismo, le habrían significado un esfuerzo financiero por encima de lo previsto, agudizando la crisís en esa materia. Entuerto que deberá resolver la gestión que encabeza. ¿Querrá hacerlo?. ¿Sabrá hacerlo?. ¿Podrá hacerlo sin recurrir al financiamiento espurio? Decisión que agravaría aún más la comprometida situación de las cuentas municipales.(continua...

El sábado, en horas de la noche, en Plaza Manuel Belgrano y  ante reducido marco de ciudadanos , Juró  Calomarde, quien asumirá legalmente sus funciones desde hoy. Lo hace tras imponerse por un estrecho margen en las elecciones municipales de octubre último, lo que según fuentes allegadas al oficialismo, le habrían significado un esfuerzo financiero por encima de lo previsto, agudizando la crisís en la materia. Entuerto que deberá resolver la gestión que encabeza. ¿Querrá hacerlo?. ¿Sabrá hacerlo?. ¿ Podrá hacerlo sin recurrir al financiamiento espurio? Decisión que agravaría aún más la comprometida situación de las cuentas municipales.

Si bien, previo a las elecciones municipales Calomarde logró imponerse a las pretensiones de Juan "Tato" Silva por encabezar la lista del oficialismo, las heridas no habrían cerrado y este último tendría reservadas facturas a cobrar, en un "equipo" que se caracterizó por desconocer a sus mentores.

A las consecuencias residuales de la disputa con Silva se suma ahora una fuerte interna con el Intendente saliente Mateo Maydana, quien estaría dispuesto a abandonar la jefatura de gobierno pero no así el poder. En consecuencia, habría condicionado al nuevo jefe comunal para ocupar la estratégica Secretaria de Obras Públicas, renunciando al cargo de Concejal, junto a otros tres integrantes de la lista, para quedarse con la compra de materiales para la obra pública.

El ex Intendente Maydana contaría, por lo menos por ahora, con el apoyo del Presidente del Concejo Municipal y Vice Intendente Juan Silva, más el bloque de Concejales oficialistas. Cabe entonces preguntarse, ¿será el de Calomarde un gobierno condicionado y débil ? Máxime teniendo en cuenta que el horizonte es corto, habida cuenta de la imposibilidad de competir por un nuevo mandato, limitación impuesta por la Constitución y la Carta Orgánica Municipal.

Por su parte, Maydana, junto con algunos de sus colaboradores, probablemente  tengan que enfrentar ante la justicia causas que aún pesan sobre él, como las compras, presuntamente millonarias, al corralón de su madre. Denuncias que se encontraban cajoneadas, tal vez producto de las influencias de sus amigos Libreños ahora caídos en desgracia.

De acuerdo al panorama que se observa,  los desafíos de Calomarde, entre otros, pasarían en principio por: definir sus objetivos políticos y de gestión, consolidar su poder, elegir a sus aliados tácticos y estratégicos, para avanzar con la resolución de uno de los primeros dilemas. ¿Cambio o continuidad?

Darle una impronta propia y no aparecer conducido por el ex Intendente va a significar tomar decisiones que no siempre son fáciles, lo que implica algunas veces, (entre otros menesteres), desprenderse de algunos actores, para lo que se requiere de un buen manejo de los tiempos y las oportunidades, decisión y audacia. ¿Calomarde tendrá el carácter para hacerlo?

Ante lo que se presenta inicialmente como un gobierno débil y los desafíos de, por un lado sanear financieramente al municipio y por otro cumplir con las expectativas del electorado, en el marco de una fuerte disputa de poder y de una caja de entre 60 a 70 millones de pesos, sino más. ¿Podrá Calomarde hacer lo que hace falta?

El contexto muestra además, a una oposición robusta, envalentonada y decidida  como pocas veces;  con serías pretensiones, que  no estaría dispuesta a otorgar un cheque en blanco,  ni mucho menos ceder un tranco de pollo de ventaja si el camino elegido es más de lo mismo; pero si  acompañaría y garantizaría gobernabilidad si se opta por un rumbo que ponga el acento en lo social, ante el creciente aumento de la pobreza e indigencia, de la demanda habitacional, la necesidad de mejoras en el servicio de salud, en educación,  generación de puestos de trabajo genuinos  y en seguridad en general.- Desde la oposición- señalan que tendrá un fuerte respaldo en tanto y en cuanto se esté  dispuesto a "gobernar de la periferia hacia el centro" como lo señalara el Papa Francisco.

Como reza un viejo refrán, "hay que dejarlo andar para ver como renguea". El tiempo dirá.

Por Fabián de Luca 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios