12 de julio de 2015

Las demoliciones en históricos edificios alertaron sobre el cuidado del patrimonio

Las labores en la sede de la Acción Católica generaron opiniones entre quienes piden la protección de las edificaciones simbólicas de la Capital. Anteriormente hubo debates sobre el derrumbe del edificio de la Federación Económica, la Casa Ferro y el ex Cine Colón entre otras construcciones emblemáticas.

Con el inicio de las obras de refacción y reparación en el antiguo edificio de la Acción Católica Argentina (ACA), ubicado en la esquina de las calles Yrigoyen y San Juan, en la ciudadanía y a través de las redes sociales nuevamente se abrió el debate sobre la necesidad de protección del patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad. En los últimas ocasiones hubo casos particulares de derrumbes, modificaciones y recuperaciones de construcciones emblemáticas y reconocibles de la Capital como el edificio de la Federación Económica de Corrientes (FEC), el ex Cine Colón, la Casa Ferro, la Casa Martínez y ahora la construcción de la ACA.
En Corrientes existe la Comisión de Patrimonio Histórico mediante la cual se busca la preservación y protección de los edificios históricos y tradicionales con particularidades arquitectónicas de esta ciudad de 427 años de historia.
En 2009 comenzó la demolición silenciosa del edificio de la FEC situado sobre la calle Pellegrini 1460 del barrio La Rosada, una construcción de por entonces más de 100 años de antigüedad. Ante el desmoronamiento que se registró a fines de 2010, la Municipalidad capitalina decidió clausurar la obra por diversas irregularidades, pero fue tarde: sólo quedaba parte de la fachada y algunos de los salones delanteros de la antigua obra de principios del siglo XX.
Tras los cruces entre el empresariado y funcionarios de distintas gestiones municipales, así como la puesta en duda de si la obra se encontraba o no contemplada en la lista de edificios declarados como patrimonio histórico municipal, la demolición continuó con su curso hasta tal punto de que actualmente ya no queda en pie nada del edificio original. El derribo de la casa de la FEC causó mucha indignación en los vecinos y habitantes de la barriada, quienes en su momento denunciaron que en el barrio La Rosada el avance de los negocios inmobiliarios arrazaba las construcciones tradicionales incumpliendo con la Ordenanza 4.548/05 de Protección del Patrimonio Histórico.
 En 2007 el tradicional Cine Colón, ubicado sobre la calle 9 de Julio 1184, cerró definitivamente sus puertas y en 2012 una empresa obtuvo el permiso definitivo para iniciar su demolición, obra que comenzó el año pasado con el fin de dar paso a un moderno shopping. La construcción fue finalizada en 1942 por obra del ingeniero Pedro Azzano y perteneció a la familia Liotti.  
El ex Cine Colón se trató de una construcción de estilo moderno-racionalista y que contaba con un gran hall central que vinculaba la planta baja y las plateas y que en 1999 sufrió modificaciones para albergar más salás de proyección. Pero en 2007 apagó definitivamente sus proyectores y actualmente la obra de construcción se encuentra avanzada, aunque se mantendría la fachada original tal como promueven las ordenanzas de cuidado del patrimonio.
Sobre la calle Pellegrini al 500, frente al parque Cambá Cuá, se encuentra la ex Casa Ferro, una construcción de estilo italianizante con características del período conferderal erigida en 1860 y que actualmente pertenece al Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes. En el histórico lugar funcionaba el Gabinete de Investigaciones Antropológicas y la demolición de parte de la construcción generó fuertes cruces sobre el cuidado del patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad.
Se trataba de una casa quinta con patio interno y aljibe donde no sólo fue usada como un desarmadero de barcos sino como sitio de visita frecuente del autor del Martín Fierro, José Hernández. Actualmente el Gobierno de la Provincia se encuentra realizando obras y acondicionando la Casa Ferro para la instalación de un Centro de Interpretación del Iberá para los turistas el cual buscará ser inaugurado este año al igual que las obras de restauración de la tradicional Casa Martínez (ubicada sobre la calle Quintana 971) que data del siglo XVIII y donde se construye un museo antropológico.
En cada uno de los casos mencionados se registraron debates en la ciudadanía acerca de la necesidad del cuidado y preservación del patrimonio histórico de la ciudad y que en otros casos generaron la indignación de muchos capitalinos sobre los derrumbes y destrucción de las construcciones emblemáticas, de las cuales sólo quedaron registros fotográficos y recuerdos nostálgicos.

    Fuente:www.ellitoral.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios