Miércoles 5 de Octubre de 2022

Hoy es Miércoles 5 de Octubre de 2022 y son las 05:00 -

16.1°

EL TIEMPO EN LA CRUZ

PROVINCIALES

14 de septiembre de 2022

Un médico necesita un tratamiento contra el cáncer y la obra social le negó la autorización

El profesional trabajó en el Hospital de Campaña en plena pandemia.

Un médico que trabajaba en el Hospital de Campaña necesita con urgencia comenzar un tratamiento oncológico debido a que está cursando la fase tres de la enfermedad. Viajó al Instituto Fleming de Buenos Aires pero el Instituto de Obra Social de la Provincia de Corrientes (Ioscor) le negó la autorización, por lo que tuvo que volver a Corrientes.

Bruno Acosta es un médico cardiólogo de 33 años, que trabajó en plena pandemia cuando el coronavirus comenzó a llevarse la vida de los correntinos; también pasó por el Escuela y el Cardiológico. Ahora se encuentra en silla de ruedas y está en una difícil situación de salud. 

“Cuando estaba en el Campaña lo llamaban héroe, lo saludaban, lo aplaudían y ahora le dan la espalda; esto no puede ser así. Esta situación nos tiene mal porque es un profesional de la salud”, comentó su suegro, Armando Gómez.

“Nos sentimos desamparados, vamos abrir un CBU dentro de poco, pediremos una colaboración a la ciudadanía, hay colegas de él que se solidarizan ni bien se enteran de su situación. Según los médicos, está en el momento justo para hacer el tratamiento”, indicó a El Litoral.

En ese sentido, la abogada que se hizo cargo del caso, Gisella Gómez Acosta, afirmó que Bruno necesita con urgencia el tratamiento debido a la condición en la que se encuentra.

“Se está tramitando en la obra social Ioscor un expediente administrativo en el cual se solicitó la autorización del tratamiento que tiene que hacer de quimioterapia por recomendación de su médico tratante en Corrientes. Ya había sido derivado a un hospital de alta complejidad en Buenos Aires, que es el Instituto Fleming, porque el tratamiento de ahí tiene criterio curativo y en Corrientes solo hay con criterio paliativo”, comentó.

“La autorización estaba en curso y el viernes por teléfono le comentan a Acosta la negativa del tratamiento, por lo tanto le dijeron que podían pasar a partir del lunes por la resolución hecha por escrito de la negativa. Ahí tomé intervención y me comunico con la obra social solicitando continuar con el recurso de amparo. Me dijeron que pase y fui, pero me comentaron que faltaba la firma y que en el transcurso de la mañana iban a notificar por correo electrónico al afiliado. Esperé, pero nunca llegó la respuesta. Nuevamente asistimos hoy (por ayer) teniendo en cuenta que no llegó antes, pero no hubo respuesta”, contó a El Litoral.

“Llamé a los diferentes sectores y se comenzaron a contradecir: uno decía que faltaba una firma, otros decían que estaba para resolución recién. Nadie del Ioscor me dio una respuesta por sí o por no; llevé a una escribana para que deje constancia de toda la situación. Entonces, quiero hacer notar también la falta de respeto y el menosprecio por las autoridades de la entidad. Estábamos ahí y no nos dieron respuestas durante toda la mañana y llamé tres veces estando en el lugar”, continuó.

En ese sentido, Gómez Morales indicó que la escribana que llevó a la entidad debía constatar la situación para poder continuar con la vía judicial debido a que no había motivos por los cuales se dio el rechazo de la obra social con Acosta.

“Tengo que iniciar una acción de amparo y no conozco los motivos, violando por todos lados el derecho de defensa. Con la constatación ya puedo avanzar con el amparo, no puedo esperar porque no hay tiempo para el paciente, la única chance de que siga viviendo es yendo a Buenos Aires”, explicó.

“Hace un mes vienen dando vueltas y lo que no tenemos es tiempo, no solo con el expediente sino también con el tratamiento y la eficacia en el paciente. Quiero dejarlo en claro, porque el tiempo es fundamental por las condiciones en la que está el paciente”, concluyó.

Fuente:www.ellitoral.com.ar

 



COMPARTIR:

Comentarios