La juez federal subrogante, Cristina Pozzer Penzo, ordenó pericias técnicas sobre equipos informáticos de ese tribunal tras detectar que el sistema fue violado. Cuando se reforzó la seguridad, llamativamente comenzaron a dar resultados positivos una gran cantidad de procedimientos.

La investigación que puso al descubierto la modalidad con la que operaba una organización criminal que manejaba varios prostíbulos en la ciudad de Paso de los Libres, provincia de Corrientes, y un hotel dedicado a la explotación de mujeres víctimas de trata de personas, permitió además corroborar en las últimas horas otro eslabón importante con la que al parecer contaba la banda, que impidió por al menos cinco años el accionar de la Justicia. Es que además de la supuesta protección que brindaba el entonces fiscal federal Benito Pont, el Juzgado era monitoreado por espías que accedían al sistema informático e ingresaban a información confidencial. 
La jueza federal subrogante de Paso de los Libres, Cristina Pozzer Penzo, ordenó pericias técnicas sobre equipos informáticos de ese tribunal tras detectar que el sistema interno era monitoreado desde afuera.
Pozzer Penzo, quien subroga el juzgado de Paso de los Libres desde febrero de este año, detectó que el sistema informático era abordado por un monitoreo que es materia de estudio por parte de la Gendarmería.
“El sistema de computación que tiene puede ser monitoreado desde afuera del propio juzgado, es decir que les espiaban sus computadoras desde unos controles remotos informáticos”, indicó a Télam el titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo.
Colombo, junto al fiscal federal que tiene a su cargo la subrogación del ministerio público en Paso de los Libres, Carlos Schaefer, actualmente realizan investigaciones por la presunta vinculación con casos de trata y explotación sexual de parte del fiscal de esa ciudad, Benito Pont.
“Cuando la jueza corta ese sistema informático, le empiezan a dar positivos un montón de procedimientos y allanamientos que se hacían con relación a otros casos”, precisó Colombo. 
Por su parte, el fiscal Schaefer dijo que en Paso de los Libres “fue muy importante la intervención de la jueza” Pozzer Penzo en los casos de trata en los que estaría vinculado el fiscal Pont “sobre todo para resguardar la información y que no se filtre”. 
Y describió como “complicaciones” las circunstancias por las que atravesó la intervención judicial en los delitos de trata en esa localidad, distante 360 kilómetros de la capital correntina.
Asimismo, “la jueza puso esto en conocimiento de la Cámara y hay en curso un estudio de Gendarmería que va a tratar de determinar a dónde reportaban estas computadoras y quiénes podían ser los que estaban inspeccionando esto”.
Según el Procurador, “esto a nosotros también nos parece importante que lo conozca la Cámara de Senadores de la Nación, ya que actualmente está por resolverse la designación de un nuevo juez de Paso de los Libres y quien está postulado es Gustavo Fresneda, que es un secretario de ese estrado”.
“Mi opinión es que debería esperarse hasta saber qué dan estas auditorías sobre las computadoras, para definir quién sería el candidato más apropiado para ocupar ese sillón, porque parece ser una jurisdicción muy sensible, donde pasaron cosas lo suficientemente raras como para que se investigue en profundidad”, señaló.

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios