La cifra se desprende de una estimación realizada por la Cámara Inmobiliaria. Dicen que dentro de las cuatro avenidas la demanda ya cubrió el 95% de la oferta. Desestiman cierre de tiendas en la Junín. “No estamos tan complicados como el año pasado”, dijo Gómez.

l pre­si­den­te de la Cá­ma­ra In­mo­bi­lia­ria de Co­rrien­tes, Víc­tor Hu­go Gó­mez, dia­lo­gó con épo­ca y en­sa­yó un ba­lan­ce de la de­man­da de al­qui­le­res y dis­po­ni­bi­li­dad de lo­ca­les co­mer­cia­les del cas­co cén­tri­co.
“No es­ta­mos tan com­pli­ca­dos co­mo el año pa­sa­do. Po­de­mos afir­mar que, den­tro de las cua­tro ave­ni­das, en ma­te­ria de de­par­ta­men­tos la de­man­da cu­bre el 95% de la ofer­ta”, sos­tu­vo.
“En lo re­fe­ri­do a lo­ca­les de la pe­a­to­nal Ju­nín, só­lo hay dos o tres ce­rra­dos, al­gu­nos op­ta­ron por co­lo­car­se en las trans­ver­sa­les pe­ro re­pi­to: no es un año tan com­pli­ca­do co­mo los dos an­te­rio­res”, ase­ve­ró.
Al ser con­sul­ta­do so­bre có­mo re­per­cu­te la in­fla­ción en ma­te­ria de al­qui­le­res, Gó­mez des­cri­bió que “los que ten­gan que re­no­var su con­tra­to en el cor­to pla­zo (marzo-­abril) de­ben te­ner en cuen­ta que ha­brá al­zas del or­den del 25 o 30%. Esos va­lo­res acom­pa­ñan el ni­vel in­fla­cio­na­rio ge­ne­ral del pa­ís””.
Por otra par­te, el re­fe­ren­te in­mo­bi­lia­rio es­ti­mó que “hay muy po­ca de­man­da por ca­sas, las so­li­ci­tu­des son ge­ne­ral­men­te por de­par­ta­men­tos, ya sea pa­ra es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, pa­re­jas o jó­ve­nes que se in­de­pen­di­zan”.
Con res­pe­to a las cons­truc­cio­nes de edi­fi­cios, el men­cio­na­do in­di­có que “hay al­go de mo­vi­mien­to en las in­ver­sio­nes en fi­dei­co­mi­so al po­zo, no nos po­de­mos que­jar. Ten­go es­pe­ran­zas de que sea un año po­si­ti­vo pa­ra el sec­tor”.
“Hay que adap­tar­se a la eco­no­mía ac­tual, ve­ni­mos de eta­pas com­pli­ca­das, es­pe­ra­mos que es­tos se­an tiem­pos me­jo­res”, se es­pe­ran­zó.

Me­nos ce­men­to
Las fá­bri­cas de ce­men­to por­tland re­gis­tra­ron una fuer­te ca­í­da de des­pa­chos en fe­bre­ro, de 9,9% res­pec­to del mis­mo mes de 2015, y de 6,3% si se com­pa­ra con ene­ro pa­sa­do.
El em­pe­o­ra­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­rias lle­vó a la aso­cia­ción que nu­clea a las fir­mas del sec­tor a pro­yec­tar un re­tro­ce­so anual ma­yor al es­pe­ra­do el mes an­te­rior.
Los des­pa­chos de to­do 2016 se pro­nos­ti­can aho­ra en 11,6 mi­llo­nes de to­ne­la­das, 4,5% por de­ba­jo de los ano­ta­dos el año pa­sa­do (550 mil to­ne­la­das me­nos), cuan­do en ene­ro se va­ti­ci­na­ba que la ca­í­da anual se­ría de só­lo 1,8%.
Es­to pue­de ge­ne­rar un in­cre­men­to en el pre­cio de la bol­sa, tal co­mo ya ocu­rrió du­ran­te el año pa­sa­do.

Controles oculares por glaucoma

El Ser­vi­cio de Of­tal­mo­lo­gía del hos­pi­tal Lla­no re­a­li­za­rá es­te vier­nes, des­de las 8, con­tro­les de pre­sión ocu­lar.
Es­to se ha­rá en el mar­co de la Se­ma­na Mun­dial del Glau­co­ma, una en­fer­me­dad que afec­ta a más de 60 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do y ya de­jó cie­gas a más de ocho mi­llo­nes.
Se tra­ta de un pa­to­lo­gía pro­gre­si­va de los ojos que pue­de cau­sar ce­gue­ra si no es tra­ta­da a tiem­po.
Es pe­li­gro­sa por­que ge­ne­ral­men­te no pre­sen­ta sín­to­mas en sus ini­cios y to­da­vía no tie­ne cu­ra, sin em­bar­go su pro­gre­sión pue­de de­te­ner­se si se de­tec­ta a tiem­po.
El de­sa­rro­llo del glau­co­ma tam­bién se re­la­cio­na con la edad, pues si bien pue­de apa­re­cer en cual­quier mo­men­to de la vi­da, es más fre­cuen­te lue­go de los 40 años y más aún lue­go de los 70.
Los exá­me­nes ocu­la­res re­gu­la­res, al me­nos una vez al año, son la me­jor for­ma de pre­ven­ción con­tra el da­ño que pro­du­ce es­ta en­fer­me­dad.
El diag­nós­ti­co pre­coz y un tra­ta­mien­to ade­cua­do de por vi­da pue­den per­mi­tir con­ser­var la vi­sión.
En la ma­yo­ría de los ti­pos de glau­co­ma, el sis­te­ma de dre­na­je del ojo se ta­pa y el flui­do in­tra­o­cu­lar no pue­de dre­nar. Al acu­mu­lar­se, cau­sa un au­men­to de pre­sión en el in­te­rior del ojo que da­ña al ner­vio óp­ti­co que es muy sen­si­ble, lle­van­do a la pér­di­da de la vi­sión. En la for­ma más co­mún del glau­co­ma, la acu­mu­la­ción de la pre­sión del flui­do ocu­rre len­ta­men­te.
Con fre­cuen­cia, no hay sín­to­mas mo­les­tos o do­lo­ro­sos, ra­di­ca allí su pe­li­gro­si­dad, pues no se sien­te.

Fuente:diarioepoca.com

Compartir

Comentarios