En diciembre un adolescente de 16 años mató a un vecino y quedó preso. Su familia, amenazada por allegados de la víctima, abandonó la casa. Hace un mes un hermano del menor fue apuñalado. Y ahora el papá de ambos “zafó” de un ataque mientras estaba trabajando.

El pa­dre de un ado­les­cen­te de 16 años que es­tá pre­so por ma­tar de una pu­ña­la­da a un ve­ci­no fue blan­co de un ata­que a pun­ta de ma­che­tes y, en una de­nun­cia an­te la Po­li­cí­a, acu­só a un gru­po de alle­ga­dos de la víc­ti­ma del ho­mi­ci­dio.
El he­cho se en­mar­ca­ría en un ac­to de “re­pre­sa­lia”, con el agra­van­te de que ya exis­tía un an­te­ce­den­te si­mi­lar. Ha­ce un mes y me­dio un her­ma­no del me­nor de­te­ni­do su­frió una agre­sión a pu­ña­la­das en la vía pú­bli­ca.
Ta­les in­ci­den­tes son de­ri­va­ción del cri­men de An­drés Mo­ra­les, de 45 años, quien fa­lle­ció el 12 de di­ciem­bre de 2015 co­mo con­se­cuen­cia de una ri­ña.
Por el cri­men re­sul­tó de­te­ni­do el me­nor. Mien­tras ve­ci­nos y prin­ci­pal­men­te fa­mi­lia­res de Mo­ra­les exi­gie­ron cas­ti­go de la Jus­ti­cia y pro­vo­ca­ron “la ex­pul­sión” del ba­rrio de sus pa­dres y her­ma­nos.
Sin em­bar­go, pe­se a que el ado­les­cen­te se en­cuen­tra de­te­ni­do en el Cen­tro de Con­ten­ción de Me­no­res de la Uni­dad Pe­nal 6, en San Ca­ye­ta­no, los pro­ble­mas no ce­sa­ron y en es­te sen­ti­do hay te­mor de que ocu­rra un nue­vo ba­ño de san­gre.
De acuer­do a in­for­ma­ción co­rro­bo­ra­da por dia­rio épo­ca, el re­cien­te epi­so­dio su­ce­dió en Ru­ta Pro­vin­cial 5 y Ró­mu­lo Ar­tie­da del ba­rrio Pon­ce, a unos cien me­tros del es­ce­na­rio del cri­men.
Un hom­bre de ape­lli­do Ro­drí­guez, pa­pá del sin­di­ca­do ho­mi­ci­da, es­ta­ba cer­ca de un co­rra­lón tra­ba­jan­do en una chan­ga al mo­men­to de ser di­vi­sa­do por ami­gos y pre­sun­ta­men­te pa­rien­tes de Mo­ra­les.
Lla­ma­dos al sis­te­ma de emer­gen­cias 911 mo­vi­li­za­ron a po­li­cí­as al lu­gar don­de hu­bo una se­rie de es­ca­ra­mu­zas de la que Ro­drí­guez de­bió es­ca­par “co­rrien­do”. Su­pues­ta­men­te, se­gún ha­bría di­cho, los agre­so­res por­ta­ban ma­che­tes.
Tras la apa­ri­ción de la fuer­za de se­gu­ri­dad los au­to­res del ata­que hu­ye­ron e in­gre­sa­ron a una pro­pie­dad cer­ca­na. Mien­tras, el hom­bre al que no pu­die­ron dar al­can­ce acu­dió a la co­mi­sa­ría Dé­ci­ma a ra­di­car una de­nun­cia por ame­na­zas.
El 7 de ene­ro, un mu­cha­cho de 18 años, her­ma­no del jo­ven­ci­to au­tor del cri­men de Mo­ra­les, fue in­ter­cep­ta­do en una ca­lle del ba­rrio La­gu­na Bra­va por dos mo­to­ci­clis­tas que lo hi­rie­ron a pu­ña­la­das. Ta­les agre­so­res, se­gún el mu­cha­cho, eran un tal “Pi­tón” y otro lla­ma­do “Nel­son”, a quie­nes co­no­cía del ba­rrio Pon­ce y se­rí­an del nú­cleo fa­mi­liar de la per­so­na fa­lle­ci­da.
Des­de su­ce­di­do el cri­men, pe­se a que los Ro­drí­guez de­bie­ron ir­se y a que el au­tor es­tá pre­so, siem­pre hu­bo te­mo­res de ac­tos a mo­do de “re­pre­sa­lias” o “ven­gan­za”. In­clu­si­ve se pro­du­jo el in­ten­to de que­mar la vi­vien­da de la fa­mi­lia “ex­pul­sa­da”.
La alar­ma vol­vió a en­cen­der­se. Si las au­to­ri­da­des no lo­gran po­ner un fre­no a la si­tua­ción es fac­ti­ble vol­ver a la­men­tar con­se­cuen­cias gra­ví­si­mas.

  Fuente:diarioepoca.com

Compartir

Comentarios