Bruno Borlicher, de 19 años, contó detalles de la relación que tenían sus padres. Aseguró que su madre era constantemente maltratada. “Dormían en camas separadas pero no había clima de tensión”, dijo el joven que sospecha que su padre, Daniel Borlicher, tal vez huyó hacia el Paraguay.

Bruno Borlicher, hijo de Sandra Silguero Cerullo (46), que fue asesinada de 51 puñaladas por su marido, dijo que no le guarda rencor a su padre y sospecha que podría haber huido al Paraguay. El joven de 19 años habló con medios radiales y dio detalles de la relación que tenían sus padres. Recordó que en una oportunidad se enfrentó a golpes con su papá porque le pegó a su mamá. “Fue hace tres años y después no pasó más”. “Ella nunca le tuvo miedo. No esperaba que le haga algo. Dormían en camas separadas, pero no había clima de tensión. Se llevaban dentro de todo bien, pero parece ser como que él esperaba que llegue el momento nomás”, contó. El joven aclaró que la relación entre el padre y su madre “nunca fue violenta físicamente, si psicológicamente, todo el día levantaba el tono de voz y fue empeorando con el tiempo”, recordó. “A mi padre le preguntaría por qué lo hizo. No tengo odio hacia él, no tengo rencor, por más que hay gente que no esté de acuerdo conmigo, perdí a mi mamá y a mi papá, porque él ya no es mi padre”, insistió Bruno. “Yo esperaba algo así, pero no en este momento ni tan grave. Siempre discutieron, pero desde que entré a la Policía aparentemente se había mejorado todo”, dijo. Bruno recordó que hace tres años “él le pegó a mi madre y la defendí. Fuimos a las manos. Y terminé con una exposición en mi contra; todo fue por defenderla a mi madre”. “El pensaba que yo no lo quería, nunca aceptó que haberle pegado estaba mal, pasó hace tres años y nunca más volvió a pasar”, expuso.  El joven aseguró no tener contacto con su padre desde que se conoció el homicidio. “No puedo porque él no tiene celular, hablé con conocidos y me dijeron que no lo vieron, el comisario Medina está trabajando, se está encargando de la investigación”, expresó. “Hablé con mis abuelos, mis tíos, ellos están igual o peor que nosotros, mi abuela me dice que no puede creer que su hijo sea un asesino y yo no puedo creer que mi papá haya hecho esto”, manifestó. El hijo de Sandra no dudó acerca de la responsabilidad de su progenitor en el hecho: “No hay duda alguna, es algo que solo él pudo hacer, él estaba ahí”. “Ella estaba viviendo un infierno desde hace tiempo, yo estoy más tranquilo porque sé que ella está mejor ahora”, sostuvo. “Ellos vivían peleando, él era muy celoso de ella, no le dejaba ir a la esquina, era enfermizo, yo me enojé con ella porque no quería hacer nada, después las cosas mejoraron y pensé que él había cambiado para bien, aparentemente; ahora me di cuenta de que no fue así”, finalizó.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios