Hasta ayer al mediodía continuaban las cuadrillas de Dpec trabajando para reponer el tendido eléctrico averiado por el temporal del viernes. En Santa Lucía hay unas 450 personas refugiadas y en Perugorría 91. Siguen las obras para desagotar barrios anegados. En San Miguel 10 familias volvieron a sus casas.

La última semana resultó complicada para varias localidades del interior donde el comportamiento climático sigue afectando por la crecida de ríos, arroyos y laguna, como consecuencia de intermitentes lluvias; a ello se suma el tornado que azotó a Pago de los Deseos el viernes al amanecer, provocando voladuras de techos en unas 50 viviendas, caída de árboles y tendido eléctrico. Por estas horas continúan las obras de canalización y desagote en localidades como Santa Lucía y Goya, donde los municipios encararon operativos de contingencia para lograr sacar la mayor cantidad de agua posible. El jefe de operaciones de Defensa Civil, Orlando Bertoni explicó a El Litoral que ayer por la mañana “continuaban las cuadrillas de Dpec tratando de restablecer el servicio de luz porque es realmente importante la cantidad de postes y cables caídos”. Seguidamente aclaró que “también se nos dificulta mucho la comunicación vía telefónica con los bomberos, prácticamente no hay señal en esa zona”. Además indicó que “el viernes por la noche “hubo fuertes vientos en Santa Lucía y cayeron cables”. Por otro lado desde Carlos Pellegrini comentaron a El Litoral que el jueves se había restablecido la energía, pero luego el viernes con los fuertes vientos volvieron a caer postes, por lo que se pusieron en marcha los generadores. Por ello aguardaban el envío de más combustible.   Abordaje integral Debido a esta situación se reunieron recientemente el vicegobernador, Gustavo Canteros, y el director de Defensa Civil, Eulogio Márquez, para analizar el panorama hídrico de la provincia ante la declaración de un nuevo alerta meteorológico que “nos obliga a estar atentos frente a la intensidad de las lluvias que se puedan llegar a producir, ya que las zonas afectadas han perdido la capacidad de absorción”, señalaron. Canteros aseguró que “la situación en materia de contención de los pobladores damnificados está bajo control y tomamos los recaudos para que nada le falte a la gente, pero con la naturaleza tenemos que convivir y la realidad nos indica que debemos permanecer alertas para actuar con rapidez”. Por su parte Márquez explicó que “en este momento el núcleo del problema tiene que ver con el exceso de lluvias, al punto de que nos encontramos en el doble de la media anual, y toda esa masa líquida escurre hacia los distintos afluentes del Paraná anegando campos y zonas urbanas situadas en superficies bajas”. El vicegobernador destacó que “el Gobierno provincial está a la altura de las circunstancias gracias a la labor de Defensa Civil y de los intendentes de cada localidad a través de una gestión que comprende la asistencia directa, el monitoreo de los fenómenos climáticos e incluso la provisión de medicamentos indispensables como es el suero antiofídico”.   Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios