Scoccimarro indicó que Cristina "está muy bien y les manda un beso muy grande" a la multitud que aguardaba noticias de su evolución frente a la Fundación Favaloro. En tanto, Boudou se reunió con Abal, Sileoni, Zannini, Parrilli y Cosentino.

En el primer día de posoperatorio, la presidenta Cristina Fernández evolucionó favorablemente y, tras descansar toda la noche, amaneció ayer de buen ánimo en la habitación de la Fundación Favaloro y comenzó a ingerir alimentos. El saludo del Papa Francisco (ver recuadro) se sumó a la vigilia de militantes que cantaron y rezaron durante toda la jornada por la recuperación de la primera mandataria, que será total, según adelantó uno de los médicos que la operó.
Mientras tanto, el vicepresidente Amado Boudou mantuvo reuniones con varias de las principales espadas del gobierno nacional, que preside de modo interino. Y los funcionarios de distintas áreas redoblaron la intensidad de la agenda para sostener la gestión. 
Ayer, poco después de las 14, el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, se hizo presente en la puerta de la Fundación Favaloro. Leyó el segundo parte médico después de la intervención quirúrgica para erradicar la colección subdural –una acumulación de sangre en las paredes de las meninges que recubren el cráneo– a la que fue sometida la mandataria el lunes. Desde un escenario con micrófono y rodeado de carteles de apoyo, Scoccimarro se dirigió a los militantes. Aseguró que la jefa de Estado había "descansado muy bien toda la noche, manteniendo su buen ánimo". Entre aplausos y demostraciones de apoyo hacia Cristina, envió el saludo de la presidenta "a todos los argentinos" y agregó: "Quiere agradecer todas las muestras de afecto y les envía un beso a todos los argentinos." 
Cuando terminó su breve mensaje, el funcionario entregó el parte médico oficial, más breve que el del lunes. En él se informó que la mandataria "evoluciona favorablemente sin complicaciones y se encuentra con los parámetros vitales dentro del rango normal". Lleva la firma de los médicos Facundo Manes –director del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro y el responsable del diagnóstico que se le hizo el sábado a la mandataria– y el director de la clínica, Gerardo Bosovich. El texto también aclara que hoy al mediodía se conocerá el tercer parte médico. 
Si bien no se informó si la jefa de Estado continúa en la sala de cuidados intensivos, se espera que permanezca ahí hasta que, en los próximos días, los médicos decidan pasarla a un cuarto común en el que deberá permanecer otros cuatro o cinco días. Cristina estuvo acompañada por sus hijos, Máximo y Florencia; su madre, Ofelia Wilhem; y su hermana, Giselle Fernández.
Según explicaron los especialistas, antes de recibir el alta –que sería durante el fin de semana– deberá someterse a un control clínico y de imágenes, y así comenzará el proceso de recuperación total que podría llevar entre uno y dos meses. 
Uno de los cuatro neurocirujanos  del equipo que operó a la mandataria contó ayer detalles del proceso de recuperación. El jefe de la sección vascular del Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, Pablo Rubino, aseguró que la recuperación de la primera mandataria será total. 
"Debo destacar la satisfacción enorme de todo el equipo de la Fundación Favaloro porque el resultado fue excelente", dijo y aseguró que los partes médicos difundidos son "absolutamente fidedignos". Aunque resaltó que existe un compromiso de confidencialidad:  ningún detalle de la cirugía puede ser vertido por los integrantes del equipo a cargo de la intervención quirúrgica. 
"Es una excelente paciente, además de ser una paciente importante", confió el médico. Y reconoció que él y sus compañeros sintieron anteyaer "un plus de responsabiliad" debido a "la importancia de la persona que estábamos operando, que conduce el destino del país."
Rubino evitó pronosticar cuántos días deberá durar el reposo porque, aseguró, la recuperación "varía en cada paciente". Especificó además que la jefa de Estado tendrá que mantener "ciertos cuidados" en las primeras semanas al viajar en avión, pero que, una vez recuperada completamente, podrá hacer cualquier tipo de actividad.
Desde las primeras horas del lunes, personas de variadas edades que llegaron desde distintos barrios porteños y puntos del Conurbano renuevan sus muestras de afecto y apoyo hacia Cristina. Sobre la reja de la Fundación, pegaron imágenes de la Virgen de Luján y del Gauchito Gil, fotos del Papa, banderas, carteles, mensajes y flores.

ACTIVIDAD FEBRIL EN LA ROSADA. Mientras la jefa de Estado continúa en reposo, el gobierno nacional procuró mostrar que la gestión está activa. El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, se encargó ayer de dejar en claro el mensaje y de defender la legitimidad de Boudou al frente del Poder Ejecutivo: "Nosotros somos simplemente asesores de ella –en referencia a la mandataria– en distintas temáticas y formamos en conjunto un equipo de trabajo que ahora encabeza el vicepresidente" (ver aparte). 
En el despacho que tiene en el Banco Nación, Boudou recibió al titular de Educación, Alberto Sileoni, con quien repasó temas del área. Según contó el ministro, dialogaron sobre "las accciones en curso en torno a (el programa) Conectar Igualdad, la construcción de escuelas y algunos acuerdos con el Consejo Federal".  Más tarde, recibió al secretario de Finanzas, Hernán Cosentino. También tuvo sendas reuniones con el ministro de Interior y Transporte, Florencio Radazzo; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.
Hoy, Boudou cumplirá con más actividades de la agenda presidencial: viajará a Catamarca para otorgar los títulos de 130 viviendas. Y mañana visitará El Calafate para inaugurar una sucursal del Banco Nación. «

 

 

"ruego me sienta presente", le escribió el papa a cristina

Cercano y afectuoso, el Papa le deseó ayer a "Cristina", como la llamó en su misiva, un pronto restablecimiento y sumó a sus "oraciones" a su familia y al cuerpo médico que la atiende. "Por medio de estas palabras, le ruego me sienta presente", le escribió Francisco a la presidenta. 
"Pido a la Virgen María, Nuestra Señora de Luján (NdR: en mayúscula en el texto original), que la fortalezca a usted, para que mantenga alta la esperanza y pueda nuevamente volver a sus responsabilidades cotidianas", señaló el Sumo Pontífice a la presidenta, quien pasó ayer el primer día tras la cirugía cerebral a la que fue sometida (ver crónica central y notas relacionadas).
El Papa dedicó unas líneas de su carta a los familiares y al cuerpo médico que se ocupa de Cristina Fernández. Escribió en su telegrama: "No me olvido de sus familiares en estas duras circunstancias, ni tampoco del personal médico que la asiste, suplicando al Señor que le dé su luz para que acierte en sus decisiones. Que Jesús la bendiga y la Virgen Santa la cuide."
La de ayer no es la primera misiva de Jorge Bergoglio a la primera mandataria. De hecho, a mediados de julio, le contó a Cristina: "Sigo tomando mate: siempre es más digestivo que el té o el café." 
Y le agredeció el hecho de que la jefa de Estado le haya escrito de puño y letra una carta, de estilo informal y lejana al modelo convencional que le había sugerido oportunamente la Cancillería argentina, en oportunidad del "día del pontífice". En complicidad con el tono que Cristina imprimió en su texto –que difundió en Twitter–, Bergoglio le pidió conocer "ese modelo de carta que parecía del siglo XIII, simplemente para fomentar el sentido del humor".
"Tal y como se lo prometí –expresó el Papa a la presidenta–, la tengo presente en mi oración, a usted, a sus hijos y a sus muertos", en referencia al ex jefe de Estado, Néstro Kirchner, fallecido en 2010.
El messaggio del Papa a Cristina fue difundido ayer por Presidencia.

 

 

"nos va a seguir gobernando"

"No se angustien, ella está bien y contenta, y nos va a seguir gobernando." La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini buscó disipar cualquier especulación respecto de la salud de la presidenta Cristina Fernández al retirarse ayer de la Fundación Favaloro donde concurrió para realizarse estudios programados. 
Si bien Hebe no pudo ver a la presidenta, cuando terminó de realizarse su chequeo, se trasladó al sexto piso y allí logró conversar con familiares de Cristina, quienes le transmitieron  tranquilidad.
Al retirarse de la clínica, Bonafini aclaró: "No vine con la pretensión de verla (a Cristina), sino a hacerme estudios",  y contó que le expresó a la familia la solidaridad de las Madres.

 

Fuente:tiempo.infonews.com

Compartir

Comentarios