Diego Meneses (foto) no despierta desde el domingo, día en que lo encontraron tirado en una calle de Mocoretá. “Apenas abre los ojos y nuevamente los cierra”, dijo su madre.

En la ciu­dad de Mo­co­re­tá se in­ves­ti­ga el ha­llaz­go de un mu­cha­cho in­cons­cien­te y le­sio­na­do, quien des­de ha­ce dí­as no des­pier­ta. Ba­sán­do­se en al­gu­nos in­di­cios, se cree que ha­bría si­do víc­ti­ma de una tre­men­da gol­pi­za per­pe­tra­do por va­rios ata­can­tes: “Ha­brí­an si­do en­tre cua­tro o cin­co agre­so­res”, se sos­tu­vo.


La víc­ti­ma del ca­so, quien tie­ne 28 años, fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Die­go Me­ne­ses (Fo­to FM Ra­dio En­cuen­tro).
Se­gún las fuen­tes lo­ca­les, du­ran­te el do­min­go, en­tre las 5 y las 6, una jo­ven que cir­cu­la­ba por la vía pú­bli­ca lo en­con­tró ti­ra­do, in­cons­cien­te y, se­gún se po­día ver, es­ta­ba le­sio­na­do, ya que su na­riz san­gra­ba. Pos­te­rior­men­te, se su­po que te­nía el ta­bi­que ro­to, en­tre otras le­sio­nes que ha­cen su­po­ner que ha­bría si­do ata­ca­do por una pa­to­ta. La chica, quien co­no­cía al jo­ven in­ten­tó des­per­tar­lo, lo cual fue inú­til, por lo que de­bió pe­dir ayu­da a la Po­li­cía y a per­so­nal mé­di­co. En pa­ra­le­lo se avi­só a la fa­mi­lia de que el jo­ven ha­bía si­do en­con­tra­do en la ca­lle. Pos­te­rior­men­te se pre­sen­ta­ron agen­tes po­li­cia­les y una am­bu­lan­cia, que lo tras­la­dó al hos­pi­tal lo­cal. Co­mo se de­bía re­a­li­zar es­tu­dios más com­ple­jos se de­ci­dió que sea lle­va­do al hos­pi­tal de Pa­so de los Li­bres.


Al ca­bo de una se­rie de to­mo­gra­fí­as y de­más exá­me­nes, se in­di­có que no se en­con­tró co­á­gu­los de san­gre en la ca­be­za, lo que es po­si­ti­vo.


Lue­go de fi­na­li­zar los es­tu­dios men­cio­na­dos, vol­vió a ser tras­la­da­do al hos­pi­tal de Mo­co­re­tá. Al res­pec­to la ma­dre del mu­cha­cho, Do­ris Ro­me­ro, co­men­tó so­bre el es­ta­do del jo­ven, an­te la emi­so­ra Ra­dio En­cuen­tro y se­ña­ló que se en­cuen­tra su­ma­men­te pre­o­cu­pa­da por­que es­te no lo­gra re­cu­pe­rar la con­cien­cia. “A­ga­rro su ma­no, le ha­blo y lo sa­cu­do un po­co; ape­nas abre los ojos y los vuel­ve a ce­rrar pa­ra dor­mir­se”, in­di­có la ma­dre, quien es­pe­ra a que el mu­cha­cho se re­cu­pe­re. “A­ho­ra lo te­ne­mos de nue­vo acá en el hos­pi­tal de Mo­co­re­tá”.


Asi­mis­mo, por los mi­cró­fo­nos de di­cha emi­so­ra, in­di­có que no se le qui­so to­mar la de­nun­cia en la co­mi­sa­ría lo­cal. Al res­pec­to la mu­jer di­jo que pri­me­ro fue su hi­ja y lue­go el pa­dre del mu­cha­cho y en nin­gún ca­so se qui­so asen­tar la ex­po­si­ción, por lo que re­cu­rrie­ron a la fis­ca­lía de la ju­ris­dic­ción.


Otras fuen­tes se­ña­la­ron que se iban a ana­li­zar las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ubi­ca­das en la zo­na en la que ha­lla­ron al mu­cha­cho, por ca­lle San Mar­tín cer­ca de la se­de lo­cal de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Ener­gía de Co­rrien­tes (DPEC), pa­ra es­cla­re­cer el he­cho.


“To­do es­tá en ma­nos de la Jus­ti­cia”, in­di­có Do­ris Ro­me­ro.

  Fuente:diarioepoca.com  

Compartir

Comentarios