El municipio dispuso ocho centros, donde hay unas 350 personas evacuadas. Además cerca de 600 vecinos fueron autoevacuados.

La situación hídrica en San Luis del Palmar continúa siendo crítica. Las copiosas precipitaciones que azotaron en la mañana del sábado a la localidad, volvió a anegar los barrios bajos que bordean el Riachuelo. Pero en esta oportunidad con la particularidad -que hasta el momento asombra a toda la comunidad- del desborde del Pozo de Patria, un cauce donde va todo el desagüe local.

Esto ocasionó serios inconvenientes poniendo en riesgo a los vecinos de los barrios Inmaculada Concepción, Cruz de los Milagros, Virgen del Rosario y Santa Catalina, los cuales quedaron totalmente bajo agua, tanto es así que debieron ser evacuados y hasta ayer sumaban 350 las personas evacuadas en ocho centros habilitados por la Municipalidad de San Luis del Palmar, para afrontar la contingencia, que una vez más volvió a sacudir a un pueblo que aún no logra recuperarse de la anterior creciente del año 2017.

En tanto que estiman que hay unas 600 personas autoevacuadas en casas de familiares. La zona rural está totalmente anegada y el escurrimiento del agua es lento.

Ayer por la tarde el Riachuelo estaba en 4,40, en bajante, según datos suministrados por el Comité de Emergencias de la comuna. Ante este crítico panorama, la asistencia a los inundados es articulada entre el Municipio y la Provincia. El director de Defensa Civil de San Luis del Palmar, Luis Correa, contó a NORTE de Corrientes: “Estamos trabajando en conjunto con Defensa Civil de la Provincia y el Ministerio de Desarrollo Social para asistir a los damnificados, ayer llegaron colchones y módulos alimentarios de la Provincia para los evacuados, y se repartieron en su totalidad”, expresó el funcionario municipal a este matutino.

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios