La víctima se había peleado con un vecino 24 horas antes de ser hallado sin vida, en la localidad bonaerense de Florencio Varela. "Tenía lágrimas de sangre", dijo conmovida una familiar quien añadió que "sufrió mucho" antes de morir.

Un joven de 28 años fue estrangulado con un alambre de púas en Florencio Varela, brutal homicidio que la Justicia investiga bajo la hipótesis de una presunta venganza, que surge a raíz de un incidente que la víctima protagonizó 24 horas antes de ser hallado sin vida sentado sobre el cerco perimetral de un campo, que esta ubicado en la zona de El Alpino.

Sus familiares, que viven en el barrio, hasta tuvieron tiempo de acercarse a reconocer el cadáver.

"Tenía lágrimas de sangre, lo mataron como a un perro. Sufrió mucho antes de morir. Lo ahorcaron con un alambre de púas", señaló a este medio una integrante de su familia, que pidió reserva de su identidad.

Asimismo, la mujer aseguró que "el asesino es del mismo vecindario" y describió detalles de una pelea previa en la que la víctima, a la que identificaron sólo por su nombre de pila, Gerardo, había participado un día antes.

"Por defender a su hermano, le pegó a un joven en medio de una reunión en la que participaban varios vecinos y conocidos. Creemos que un familiar de este joven, que presenció la pelea, fue el que lo mató", dijo.

 

Compartir

Comentarios