Ocurrió el domingo por la mañana, en una estancia rural ubicada en San Germán Porá. Allí, un grupo de delincuentes mató a dos toros, con la intención de faenarlos, hasta que intervino el personal de la Priar que, junto con la Unidad Regional y Prefectura, ahuyentó a los malvivientes y detuvo a uno de ellos.

El domingo, una banda de cuatreros de nacionalidad brasileña ingresaron a un establecimiento rural en Santo Tomé, con intenciones de robar ganado. El hecho terminó con un intercambio de disparos entre los malvivientes y la Policía, que logró detener a uno de ellos.

Cerca de las 9, un productor rural, identificado como Oscar Almonacid, denunció que un grupo de delincuentes de nacionalidad brasileña ingresó a su establecimiento ganadero, ubicado en San Germán Porá. Minutos después, el personal de la Policía Rural e Islas y Ambiental Rural llegó al lugar e inició una balacera con los cuatreros. A los efectivos del Priar, se les sumó la colaboración de la Unidad Regional y de un móvil de la Prefectura Naval. Esto permitió la detención de uno de los delincuentes y el secuestro de bolsas de carne abandonadas, celulares y ropas.   LA VÍCTIMA   Almonacid, en diálogo con el portal Santo Tomé Online, comentó que el hecho se inició cuando "escucharon dos disparos". "Me dirigí hacía el lugar de donde venían los tiros. Ahí veo a dos toros Braford, recientemente adquiridos para el servicio de primavera, que estaban muertos", contó el estanciero. El productor comentó que en total eran ocho personas, y que se "alejaban del lugar metiéndose en unos mogotes".  Al momento de la balacera, Almonacid destacó el accionar policial pese a que eran menos que los delincuentes, quienes portaban "armas de grueso calibre" y le sumó importancia a la ayuda de la Unidad Regional y de Prefectura, que permitió la detención de uno de los cuatreros". "La verdad que estamos sorprendidos, porque esta vez el atraco se realizó a plena luz del día, y en un lugar totalmente despejado del campo. Esto deja en claro que se manejan con absoluta impunidad", advirtió el productor quien agregó que en los últimos días perdió "diez cabezas de ganado", calculando una pérdida estimada a los "180 mil pesos sin considerar el valor de los montados". Sobre la situación, Almonacid expresó que el abigeato se volvió una constante en su vida. "Llega un punto en el que se torna desesperante, porque a pesar de que vivimos acá, y que tenemos cámaras, alarmas, entre otras medidas de seguridad, siguen sucediendo", manifestó.   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios