El aceleramiento de la inflación impactó de lleno en el costo de vida, sin contar materiales de estudio ni otros gastos ocasionales. Se requieren entre 8.000 y 10.000 pesos mensuales solo para vivienda, servicios y comida.

La crisis económica que afecta al país pega de lleno en el presupuesto de los estudiantes del Interior correntino o de otras provincias que llegan a la ciudad para realizar carreras terciarias o universitarias. Cada vez se les hace más difícil afrontar los gastos indispensables para llevar una vida digna, como lo son vivienda, comida y servicios básicos. Sin incluir materiales de estudios ni fotocopias, vivir les cuesta entre 8.000 y 10.000 pesos. 

El incontenible ritmo de la inflación, que no es acompañada por las actualizaciones salariales acordes, viene deteriorando a paso veloz la calidad de vida de las familias, mucho más de aquellas que deben enviar a sus hijos a estudiar lejos de casa, a destinos como la Capital provincial. En este contexto, EL LIBERTADOR dialogó con jóvenes que llegaron a la ciudad de Corrientes para formarse y que actualmente deben amañarse o resignar bienestar para poder seguir estudiando. Javier proviene de la provincia de Salta y estudia agronomía en la Universidad Nacional del Nordeste (Unne). Él comentó a este medio que alquila un pequeño departamento que cuenta con "cocina-comedor, habitación y baño", por el cual paga "4.680 pesos al mes".  Sobre los servicios declaró que, en el mes que acaba de empezar, debe pagar 250 pesos de agua, 221 de luz y 100 de Internet. En total, solo para la vivienda y los servicios básicos destinará 5.050 pesos.  Al ser consultado sobre sus gastos de alimentación, dijo: "Me mandan 6.000 pesos con los que pago el alquiler y servicios y me quedan 950 pesos que me duran alrededor de dos semanas. Después me depositan 500 pesos más o 300, todo depende de cómo estén de plata en casa. Antes que termine el mes me mandan otros 300. En total, 1.750 que estaría gastando en comida, a veces cocinado en casa y otras veces en el Comedor Universitario. Contando comida y vivienda tengo un gasto de aproximadamente 6.800 pesos". Otro estudiante de agronomía llamado Lucas, oriundo del interior del Chaco, señaló que necesita alrededor de 10.000 pesos por mes para vivir: "De alquiler pago 4.500 pesos, pero ahora se me vence el contrato y se me va a 6.000, con agua incluida. De luz pago 750 aproximadamente por mes". Al hablar de la alimentación, contó: "Mis gastos en comida dependen de la plata que tenga, pero son 2.500 o 3.000 pesos promedio por mes. Si voy al Comedor Universitario me sale 18 pesos, así que más o menos la piloteo". La última en brindar su testimonio fue Érika, de Bella Vista, que estudia Comunicación Social en la Unne. Ella alquila un departamento de dos ambientes que comparte con dos hermanas, por el que paga "6.100 pesos, más 1.200 de expensas". Posteriormente añadió que para los servicios básicos destina "entre 800 y 1.000 pesos, dependiendo el mes".  En cuanto a la comida, mencionó: "No es un monto fijo todos los meses, pero nesitaríamos para comer unos 5.000, aunque apenas llegamos a los 4.000 y obviamente comemos mal. Lo que nos pueden mandar no nos alcanza para todo el mes, por eso tratamos de estirarlo y no podemos hacer todas las comidas del día: desayuno, almuerzo, merienda y cena". Para finalizar, se debe decir que la alimentación es la necesidad básica que más se ha visto afectada por el desmedido aumento que han tenido los comestibles. En ese sentido, todos jóvenes que hablaron con EL LIBERTADOR resaltaron que deben ingerir comidas poco nutritivas, especialmente a base de harina, ya que la posibilidad de adquirir lácteos, carnes, frutas y verduras disminuye a medida que avanza la inflación.   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios