La remarcación de precios continúa latente en productos como leche, yogurt, manteca y quesos. En este escenario, cambian los hábitos de consumo y oferta.

La especulación parece no tener fin ya que continúan registrándose subas en los precios de varios productos que integran la canasta básica alimentaria. En el caso de los lácteos, el ajuste ronda en un 20%, y en este escenario, tanto los consumidores como los pequeños comerciantes empezaron a mostrar preferencias por las segundas marcas.
Es que la devaluación impactó en los números de góndola, tal es así que la leche en caja, por ejemplo, a fines de agosto podía conseguirse a unos $25 y ahora cuesta $31.
En tanto que, un paquete de leche en polvo que antes costaba $103, ahora vale $120. Asimismo, un queso untable que antes llevaba un cartel de $37 ahora lleva un anuncio de $43.
Lo mismo ocurre con el yogur, ya que antes un sachet rondaba los $45, ahora vale unos $55 y los potes con cereales cuestan entre $30 y $40.
En esta misma línea, tal como se dijo ayer, también subieron los precios de las pastas, la harina, la carne y el pan.

Marcas
“Las primeras marcas subieron mucho de precio, el mismo pote de yogur que hace una semana vendía a $30 ahora lo tengo que vender a $40; pero sucede que el cliente no tiene el dinero para gastar y opta por otros productos más económicos. En mi caso siempre trabajé con primeras marcas, pero estoy empezando a pedir segundas y terceras para no perder ganancia”, explicó Susana desde una despensa barrial.
Es que en un contexto de devaluación y reducción de la capacidad de gasto, cambian los hábitos de consumo y las segundas marcas pasan a ser una opción de mayorías. 
De hecho, un producto con un logo menos popular puede costar hasta $20 más barato que uno de una firma reconocida.
En el caso de la leche en polvo, por ejemplo, un paquete económico cuesta $120, en tanto que uno de primera marca puede valer entre $136 y $157.
De todas formas, cabe aclarar que los costos varían dependiendo del negocio y las ofertas ocasionales. Por ese motivo la búsqueda de promociones, sin dudas, es una de las mejores técnicas de ahorro.

 

El dato

Los comerciantes del centro notan un aumento del nivel de endeudamiento de los clientes, ya que todos los días aparecen personas que no realizan las compras porque tienen sus tarjetas al límite.

Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios