Entre 2015 y 2017, las transferencias a las jurisdicciones registraron una variación de 0,3 puntos. Para este año, se prevé representarán el 0,8 por ciento del PBI nacional, según un estudio privado.

Para 2018 se prevé que las transferencias a las provincias no registren grandes diferencias. Según proyecciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), en 2018 éstas representarían el equivalente al 0,8 por ciento del PBI. Esto significa que no tendrían cambios en relación con 2017, cuando las transferencias a las provincias representaron el 0,8 por ciento del PBI nacional. Este número, sin embargo, es una caída de 0,1 puntos en relación con 2016, cuando equivalía al 0,9 por ciento del producto bruto nacional. En 2015 representaba el 0,5 por ciento. Desde ese año a 2017, la variación fue positiva, ya que reflejó una suba de 0,3 puntos, según el informe que publicó el Iaraf.
El 2018, sin embargo, se deben contemplar aún el impacto en el goteo coparticipable de la reforma tributaria y la Ley de Responsabilidad Fiscal. Se espera que los ingresos totales se reduzcan a nivel nacional.
De acuerdo con este estudio, además, se prevé que el resultado primario sobrecumpla la meta fiscal inicial igual al 3,2 por ciento del PIB en 2018. Esta sería impulsada por una desaceleración o mejor dicho una quita en los subsidios a la energía, el gasto de capitales, las prestaciones sociales, y los subsidios al transporte. 
Uno de los escenarios que plantea el documento para el cumplimiento de las nuevas metas fiscales nacionales es que “el margen extra de reducción del déficit primario recientemente anunciado de manera oficial para 2018 se traslade hacia 2019 y 2020. El equilibrio se alcanzaría en 2021”.

  Fuente:www.ellitoral.com.ar

Compartir

Comentarios