La suba del dólar empeoró la situación en el sector. Hay 1.300 ha de plantaciones de tomate y pimiento bajo tendalero y no hay demanda.

En el departamento de Lavalle peligra la fuente laboral de unos 800 productores hortícolas, debido a la variedad de oferta y escasa demanda en el mercado. En este sentido, el presidente de la Asociación Hortícola Río Santa Lucía, Jorge Blanco, confió a NORTE de Corrientes que “el precio del cajón de 20 kilos de tomate cuesta hoy $60 y nuestro costo de producción por cada cajón es de $230, no hay precios y eso está obligando a despedir a los trabajadores del sector porque no se puede amortiguar y recuperar los gastos de producción invertidos”. En tanto que los productores acusan pérdidas de hasta un 75 por ciento de lo invertido en el costo de producción y analizan otras alternativas de trabajo. En este contexto, Blanco ratificó: “Estamos en alerta total, y monitoreando muy de cerca la situación. Ahora mejoró un poco hace dos semanas tirábamos tomates, porque el cajón costaba $30. No obstante estamos en las primeras cosechas, pero si continúa este panorama vamos a pedir audiencia con las autoridades provinciales y nacionales. Estamos atravesando una situación complicada en el sector. En todo el departamento de Lavalle tenemos alrededor de 1.300 hectáreas de plantación hortícola bajo invernadero. Hay unas 900 ha de tomates”. Crece la preocupación en las familias de los pequeños y medianos productores, debido a la crisis económica que afecta al país y repercute directamente en el sector. Y la exagerada suba del dólar y sus fluctuaciones pusieron en jaque al sector, que produce en dólares y vende en pesos ya que los insumos, semillas, fertilizantes y pesticidas se importan en dólares y sumado a ello, la exagerada oferta en el mercado y la escasa demanda. Por otra parte, el productor hortícola de Lavalle, José Soto, disintió con la postura expuesta por Blanco, ya que señaló: “Es mentira, no hay despidos, porque si no hay factor humano no se puede producir, no se puede robotizar al sector. Es cierto que la situación económica no está fácil, el problema era que no hacia frío y había siete provincias en producción y al haber mucha oferta los precios están muy por debajo”. Al tiempo que explicó: “En la década del 90 tuvimos una similar situación, ahora se agravó por la suba del dólar. Pero al haber mucha oferta y no haber consumo, porque había mucho tomate, ahí se genera el problema, pero los productores no somos fijadores de precio. Más allá de la inflación la suba del dólar, el hilo se corta siempre por lo más delgado”. Soto contó que hace unos días superó la producción de tomate en Mar de Plata, Mendoza, Salta y Corrientes, “esto hizo que haya demasiada demanda y poco consumo por falta de precios”, agregó. s

    Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios