Tenimbó S.A. dejó afuera a 40 de los cien empleados que tiene la firma.

En medio de la crisis que afecta al sector textil en la provincia por la falta de ventas y productividad, la fábrica Tenimbó SA, ubicada en Esquina, despidió al 40 por ciento de los trabajadores. “De los cien obreros que prestaban servicios en la planta, unos 40 quedaron sin su fuente laboral”. Así lo confirmó a NORTE de Corrientes, el secretario general de la Asociación Obrera Textil de Corrientes, Raúl Esquivel. El referente sindical participó de la reunión el martes por la tarde en la planta textil esquinense, cuando los empleados fueron comunicados de la medida tomada por la empresa, tras declararse en crisis por falta de productividad ante el Ministerio de Trabajo. Esto generó incertidumbre y desazón por parte del resto de los operarios, ya que algunos tenían más de 20 años de antigüedad y perdieron su fuente laboral. La empresa ofreció sólo el 50% de la indemnización que les corresponde a los mismos. Se pudo saber que todos los despedidos habrían firmado en conformidad el acuerdo con la patronal. Al respecto, Esquivel señaló: “La empresa ofreció el 50% de lo que corresponde por indemnización a los despedidos, basándose en el artículo 247 de la ley de Contrato de Trabajo”. La fábrica desde inicios de este año comenzó a sentir el impacto de la crisis, por falta de ventas y productividad, a raíz de la apertura de la importación. Ya que ingresan de afuera telas 50 por ciento más baratas que las que se producen en Argentina. En este marco, el delegado gremial de los trabajadores de Tenimbó, Ramón Aranda, comentó a este diario: “Nosotros teníamos claro que esto iba a pasar en cualquier momento, porque desde enero ya veníamos trabajando al mínimo de producción. Ya habíamos agotado todas las vacaciones, la empresa no venía produciendo nada. Son cosas que por primera vez nos tocó. Yo hace más de 30 años que trabajo en la planta, la verdad que el tema nos golpea fuerte, porque hay compañeros con 27 años de antigüedad que quedaron sin su fuente laboral”, relató Aranda a este diario. Al tiempo que confirmó que hoy se reunirán con el resto de los 60 trabajadores que aún continúan trabajando en la planta para evaluar los despidos. “Igual sabemos que no somos los únicos que estamos en crisis, hay otras textiles correntinas que están pasando por un momento difícil”, finalizó. En tanto que desde la empresa textil esquinense existe mucho hermetismo luego de los despidos de los trabajadores, y no hicieron declaraciones. s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios