Alpargatas de Bella Vista frenó actividad por 7 días. Tenimbó, en Esquina, dio vacaciones anticipadas. Iberá de Laguna Brava, sin producción.

Los textiles aguardan negociaciones a nivel nacional para mantener su fuente laboral. La crisis que afecta al sector textil mantiene en jaque a unos 640 trabajadores de tres fábricas correntinas: Tenimbó SA en Esquina, Textil Iberá, en Laguna Brava y Alpargatas en Bella Vista. En esta última planta, desde ayer paralizaron las actividades por siete días, por la caída de las ventas a causa de la importación de telas a un 50% menor al costo que se vende en Argentina. Por ello, 470 trabajadores de la textil bellavistense quedaron suspendidos. En Alpargatas se dio la particularidad de que en los últimos diez días no se registró ningún pedido, por ello no se produjo ningún metro de tela. Así confió a NORTE de Corrientes, Raúl Esquivel, secretario general de la Asociación Obrera Textil de Corrientes. En este contexto, ayer hubo una importante reunión de la dirigencia gremial textil de Corrientes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para intentar destrabar esta crítica situación. “Se firmó un acuerdo entre el personal y la patronal, y desde el lunes -ayer- y durante siete días todo el personal de Alpargatas tendrá 7 días de vacaciones anticipadas, ya que no hay pedidos”, explicó. Al tiempo que reconoció la preocupación e incertidumbre por la que atraviesan los trabajadores textiles de las tres plantas ubicadas en la provincia.

tenimbÓ e iberÁ

Por otra parte, comentó que más de cien empleados de la planta ubicada en Esquina está en riesgo de perder su fuente laboral. “El primer gran problema es la importación, ya que ingresan al país telas con precios muy bajos, un 40 o 50% más barato, varían según la calidad”, aseguró. Además contó que “en la fábrica Tenimbó desde marzo de este año unas 70 personas ya agotaron sus vacaciones de las que tenían que tomarse en diciembre, porque la planta viene trabajando a media máquina. No paralizó la actividad, pero se trabaja por sectores, porque decayeron las ventas y no hay pedidos. Y ahora en los próximos días se terminan las vacaciones y todo el personal ya estará activo en la planta, y allí se volvería a sentir la crisis por la falta de producción”. Por último, recordó que “en la textil Iberá, ubicada en Laguna Brava, unos 70 empleados temen la pérdida de sus fuentes laborales, ya que hoy la capacidad productiva de la empresa no supera las 30 toneladas en los últimos seis meses, y esta es una planta con capacidad para producir unas 90 toneladas por mes”. s

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios