Articular las capacidades productivas de empresas de Rio Grande Do Sul con las políticas correntinas es la misión de Sergio Taam, diplomático que fue recibido ayer por Gustavo Valdés, quien escuchó al representante del vecino país con sede en Paso de Los Libres.

La in­dus­tria del mue­ble, lo­gís­ti­ca e in­fra­es­truc­tu­ra fue la agen­da que ana­li­za­ron el Go­ber­na­dor de Co­rrien­tes y Ser­gio Ta­am, cón­sul bra­si­le­ño de Pa­so de Los Li­bres con ju­ris­dic­ción en to­da la pro­vin­cia.

La au­dien­cia se ce­le­bró en el des­pa­cho del Man­da­ta­rio lo­cal al me­dio­día cuan­do Ta­am pre­sen­tó sus sa­lu­dos, pa­ra lue­go dia­lo­gar so­bre las coin­ci­den­cias po­lí­ti­cas que ha­cen al de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial del NEA en vin­cu­la­ción con los es­ta­dos del Sur bra­si­le­ño, sin des­cui­dar el in­ter­cam­bio cul­tu­ral.
Ta­am in­for­mó a Val­dés que di­ver­sos sec­to­res em­pre­sa­ria­les de su pa­ís, es­pe­cial­men­te los del Es­ta­do de Rio Gran­de Do Sul Bra­sil, “mues­tran in­te­rés en re­a­li­zar ope­ra­cio­nes de in­ver­sión en Co­rrien­tes”.
Ta­am fue cla­ro an­te los pe­rio­dis­tas que lo abor­da­ron tras la au­dien­cia con el Go­ber­na­dor. Con­fir­mó que su vi­si­ta, ade­más de las cues­tio­nes pro­to­co­la­res el diá­lo­go con el Man­da­ta­rio tam­bién tu­vo que ver con las “fu­tu­ras in­ver­sio­nes de em­pre­sas de Rio Gran­de Do Sul en Co­rrien­tes”.
El po­ten­cial fo­res­tal co­rren­ti­no es el in­te­rés de los in­ver­so­res ya que son em­pre­sa­rios del mue­ble los que as­pi­ran a ini­ciar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos e in­dus­tria­les en la pro­vin­cia.
“Es­pe­ra­mos unir es­fuer­zos y ha­cer el puen­te na­tu­ral de lo que pue­de dar Co­rrien­tes en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra y la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de esas em­pre­sas de Rio Gran­de”, ex­pre­só el di­plo­má­ti­co ga­ú­cho, al sa­lir de la au­dien­cia.
El in­te­rés de los em­pre­sa­rios bra­si­le­ños tie­ne que ver con la con­di­ción de Co­rrien­tes co­mo una de las pro­vin­cias con ma­yor su­per­fi­cie de bos­ques im­plan­ta­dos, unas 500 mil hec­tá­re­as.
El miér­co­les pa­sa­do el Go­ber­na­dor en­ca­be­zó la se­gun­da reu­nión de la Me­sa Fo­res­to In­dus­trial pro­vin­cial, lu­gar en don­de se de­ba­ten y pro­po­nen las po­lí­ti­cas de de­sa­rro­llo del sec­tor y el apro­ve­cha­mien­to in­te­gral del re­cur­so fo­res­tal.
En ese ple­na­rio que con­ci­tó la aten­ción de fun­cio­na­rios y re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas, cá­ma­ras y en­ti­da­des li­ga­das a la ca­de­na de va­lor fo­res­tal tu­vie­ron des­ta­que la ha­bi­li­ta­ción de la cir­cu­la­ción de los bi­tre­nes, la cons­truc­ción de ca­sas de ma­de­ra y la pro­duc­ción de ener­gía a par­tir de bio­ma­sa, que por aho­ra son con­si­de­ra­dos des­per­di­cios que se de­se­chan o in­ci­ne­ran sin apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co.
La ex­plo­ra­ción del cón­sul es re­fe­ri­da a la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar in­dus­trias del mue­ble que se­gu­ra­men­te po­si­bi­li­ta­rá la aper­tu­ra del mer­ca­do bra­si­le­ño pa­ra los pro­duc­tos fo­res­ta­les de Co­rrien­tes, una po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to im­por­tan­te.
Des­de el Go­bier­no de la Pro­vin­cia con­si­de­ra­ron a la pro­pues­ta de Ta­am co­mo una al­ter­na­ti­va via­ble de au­men­tar el agre­ga­do de va­lor a la ma­de­ra co­rren­ti­na, que sa­le de la pro­vin­cia en gran me­di­da co­mo ro­llo pa­ra ser in­dus­tria­li­za­da afue­ra.
Los pro­yec­tos de in­ver­sión que ex­plo­ra el di­plo­má­ti­co bra­si­le­ño per­mi­ti­ría a Co­rrien­tes au­men­tar la ta­sa de apro­ve­cha­mien­to de los bos­ques im­plan­ta­dos hoy es­ti­ma­dos en un 25% de la ma­de­ra que se pro­du­ce, y de ese por­cen­ta­je la mi­tad es lle­va­do fue­ra de la pro­vin­cia en for­ma de ro­llos, es de­cir sin agre­ga­do de va­lor.
Cla­ro que no só­lo la cues­tión ma­de­re­ra fue par­te del diá­lo­go que man­tu­vie­ron Val­dés y Ta­am, tam­bién se con­ver­só acer­ca de las cues­tio­nes cul­tu­ra­les y de pro­xi­mi­dad que her­ma­nan al ve­ci­no pa­ís, ya que jun­to a Co­rrien­tes y el NEA son par­te de la re­gión cen­tral del MER­CO­SUR, que bus­ca su for­ta­le­ci­mien­to con la in­te­gra­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial de sus pue­blos.

La música integra

No só­lo de cues­tio­nes eco­nó­mi­cas dia­lo­ga­ron el Go­ber­na­dor y el cón­sul bra­si­le­ño. Co­rrien­tes y el es­ta­do de Río Gran­de Do Sul com­par­ten el cul­to al cha­ma­mé, que es una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de in­te­gra­ción de los pue­blos.
El es­ta­do ga­ú­cho tie­ne im­por­tan­tes cul­to­res de la mú­si­ca que na­ció en Co­rrien­tes y ese gus­to mu­si­cal se tra­du­ce en di­fe­ren­tes for­mas y ma­ti­ces. El Go­bier­no Pro­vin­cial im­pul­sa esa in­te­gra­ción cul­tu­ral co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do que se ve­ri­fi­ca en ca­da edi­ción de la Fies­ta Na­cio­nal del Cha­ma­mé.

Planta logística en Libres

VALDÉS EN EL CENTRO DE DISTRIBUCIÓN DE GUAÍBA.

VALDÉS EN EL CENTRO DE DISTRIBUCIÓN DE GUAÍBA.

Pa­so de Los Li­bres es la se­de de una pro­pues­ta de in­ver­sión de la au­to­mo­triz ja­po­ne­sa To­yo­ta. El diá­lo­go que man­tu­vo el Go­ber­na­dor con el cón­sul bra­si­le­ño es la con­ti­nui­dad de la gi­ra que en fe­bre­ro con­cre­tó Val­dés por dis­tin­tas ciu­da­des del es­ta­do de Río Gran­de Do Sul, don­de vi­si­tó una plan­ta lo­gís­ti­ca que tie­ne la au­to­mo­triz de ca­pi­ta­les ja­po­ne­ses en la ciu­dad de Gua­í­ba.
El re­co­rri­do del Man­da­ta­rio por las ins­ta­la­cio­nes de la au­to­mo­triz tie­ne que ver con la pro­pues­ta de in­ver­tir en ins­ta­la­cio­nes si­mi­la­res en Pa­so de los Li­bres pa­ra que des­de allí se dis­tri­bu­yan los ve­hí­cu­los de esa mar­ca a to­do el pa­ís.
Las ins­ta­la­cio­nes que vi­si­tó en esa opor­tu­ni­dad Val­dés es­tán ubi­ca­das a unos 40 ki­ló­me­tros de Por­to Ale­gre.
En Co­rrien­tes ten­dría la mi­sión de dis­tri­buir los ve­hí­cu­los que lle­guen des­de es­ta plan­ta bra­si­le­ña. Así, se re­ci­bi­ría la im­por­ta­ción de los ve­hí­cu­los Etios y Co­ro­lla, pa­ra dis­tri­buir­los es­pe­cial­men­te al Nor­te y Cen­tro ar­gen­ti­no, co­mo San­ta Fe, Cór­do­ba y Men­do­za. Ca­be se­ña­lar que es­ta Gua­í­ba se en­cuen­tra a una dis­tan­cia de 600 ki­ló­me­tros con Pa­so de los Li­bres.

Fuente:diarioepoca.com

Compartir

Comentarios