Inflación, dólar y tasas constituyen un cóctel explosivo. El simulador del Banco Nación muestra condiciones exigentes y cuotas más caras.

La inflación que no cede, la cotización del dólar que se ha vuelto prácticamente incontrolable y el alza de las tasas de interés, que dispuso el Banco Central de la República Argentina (Bcra), justamente para sujetar el precio de la divisa norteamericana, se convirtió en un cóctel letal para miles de argentinos que se han endeudado a largo plazo o tienen intenciones de hacerlo a través de un crédito hipotecario que se rige por el sistema de Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). Así las cosas, el sueño del techo propio entró un tembladeral junto con el mercado y en la medida que el clima no se enfríe los deudores hipotecarios (con UVA) lo sentirán en el bolsillo. Es que esas tres variables impactan directamente sobre el acceso a la vivienda: los créditos UVA se están encareciendo por la inflación y por la suba de tasas, reflejo de lo que está pasando en el escenario financiero general. El Banco Nación (que otorga cuatro de cada diez créditos hipotecarios en el país) hizo punta al elevar el día 1º de este mes al 6,5% la tasa para quienes depositen el sueldo en la entidad o sean beneficiarios de un crédito Procrear, y al 8% para los clientes externos. Esas tasas se aplican sobre el movimiento que experimenta la UVA, por lo que si la inflación llega este año al 23%, el ajuste real de la cuota y del capital adeudado se incrementará entre 29,5% y 31%. Sin embargo, la pauta salarial que promociona el Gobierno de Cambiemos es de 15% (así salieron las paritarias) conforme a la meta inflacionaria que ayer fue ratificada por los ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo (ver página 17). El hecho es que estos tres factores que encarecen el endeudamiento de las familias se complementan entre sí, en un círculo que se va agravando, alejando la posibilidad de una operación inmobiliaria. El dólar -que se encareció casi 15% desde que comenzó el año y como consecuencia constituye una devaluación del peso- también sube por la demanda de divisas proveniente de la toma de créditos hipotecarios UVA en un mercado inmobiliario que rechaza al peso argentino y opera con la moneda norteamericana. En Corrientes es muy común que las operaciones se pauten con cifras en dólares, aunque luego se abonen con pesos. Por otra parte, el incremento en la cotización del dólar complica a quienes ya tienen los créditos pre-aprobados dado que de golpe necesitan más pesos para pagar el porcentaje mínimo del valor de la propiedad que exige cada entidad y también se encarece el precio de la escritura. Según datos del Centro de Economía Política Argentina (Cepa), que cita como fuente al Banco Central, en el primer trimestre del año se entregaron créditos hipotecarios UVA por el equivalente a 1.624 millones de dólares, esto da una dimensión del endeudamiento que habita en el mercado. Es un enorme agujero que debería ir tapándose de manera gradual, en caso contrario podría arrastrar a miles de familias al pozo. La consultora Ecolatina advirtió en un reciente informe que “el boom de créditos se diluirá este año”. Y explica que si bien el mercado de créditos UVA continuará en terreno positivo este año, su expansión real será menor a la de 2017, posiblemente de un dígito. El costo de los créditos hipotecarios del Banco Nación ya igualó al promedio del mercado, en consecuencia, los dos principales motores del crédito en 2017 se encarecieron este año, de modo que su dinamismo se aplacará, evaluó la consultora. En el país, 17 bancos ofrecen créditos hipotecarios UVA; 10 de ellos los otorgan a un plazo máximo de 30 años; otros 6 lo hacen a 20 años y el de Tierra del Fuego a 15 años. El Gobierno estaría analizando una extensión de plazos para que el sistema no se agote debido al tembladeral del mercado, no obstante lo que está claro es que ahora resulta más dificultoso tomar un crédito UVA y sobre todo pagarlo.s

  Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios