En el país hay 8 millones de niños cuyas familias no alcanzan a alimentarse adecuadamente. Se incrementan los espacios comunitarios.

Seis de cada diez chicos son estructuralmente pobres en la Argentina. Actualmente hay 7.930.000 menores de hasta 17 años en esa situación en todo el país, según datos de la Universidad Católica Argentina (UCA). Esta situación se advierte en los comedores comunitarios de esta Capital, donde cada vez reciben a más familias que acuden por un plato de alimento. “Es la cruda realidad”, comentó a NORTE de Corrientes, María Eva Romero, coordinadora del movimiento Barrios de Pie, con respecto a los datos de la universidad. “El nivel de pobreza es lamentable. Afecta a toda la familia pero los que más sufren son los niños. Nosotros lo vemos en los comedores y realmente es lamentable”, agregó. La organización administra unos 25 espacios comunitarios que reciben a entre 80 y 100 niños cada uno acompañados de sus padres, hermanos y algunos hasta los abuelos, sumando entre 200 y 240 personas. “En todos los lugares hemos tenido un incremento en la concurrencia y no damos abasto con las raciones, que siguen siendo las mismas”, dijo. La mercadería con la que preparan cada comida es entregada por el Ministerio de Desarrollo Humano. Mientras aguardan respuesta al pedido de sumar más, se aplicará en los espacios que coordina Barrios de Pie a través del programa “Comedores saludales” que comprende los controles de peso y talla, pediatría, laboratorio, odontología, oftalmología, Chagas, clínicos, entre otros. El movimiento social realizó un sondeo el año pasado, que arrojó que un 40% de los 859 niños y adolescentes desde 2 a 19 años, presentaba malnutrición en sus diferentes variantes. También en el comedor del barrio Punta Taitalo “Piecitos Descalzos” las necesidades se advierten cada vez más. Allí asisten 70 chicos junto con sus familias cada sábado. “Las familias más grandes, de ocho y de diez integrantes se fueron al interior por trabajo, pero llegaron nuevas familias al barrio que están comenzando a integrarse al comedor. Vienen unos 70 chicos”, comentó a este medio Gisela Álvarez, coordinadora del espacio comunitario de uno de los barrios vulnerables de la ciudad.

De los datos a la cruda realidad

Los datos concretos recabados por la UCA son muy duros: hay un 10,4% de los chicos en todo el país que pasa hambre, mientras que un 5,8% no recibió alimentación directa. Cuando se evalúa el derecho al saneamiento, el informe estima que en 2017 el 24,7% de la infancia carece de acceso al agua de red y/o de inodoro con descarga en el interior de su vivienda (7% carece tanto de agua de red como de inodoro). En el último trimestre del 2017 un 30,2% de niños/as y adolescentes se encontraba en viviendas precarias en términos de los materiales de su construcción. En cuanto al derecho a la salud, afecta en un 23,3% a la población infantil. Respecto del derecho a la estimulación en los primeros años de vida (0-3 años), alrededor de un 17% de los niños/as en sus primeros años, en 2017, se encuentra en situación de vulnerabilidad emocional e intelectual. A la vez, el informe de la UCA señaló que “en el derecho a la educación medido en chicos de 4 a 17 años, se estima que el 19% de los chicos/as, en 2017, registra privaciones en el espacio de la educación”. Además, el 82,7% de los niños en la Argentina tiene un déficit de calzado adecuado en función a la talla. A la vez, el 79,8% de los menores de 0 a 17 años carece de una prenda de vestir nueva. En tanto, el 84,1% no presenta déficit en el consumo de verduras que no sean papa, mandioca o choclo. Y el 91,2% de los menores de 2 a 17 años no tiene déficit de consumo de lácteos.s

Fuente:www.nortecorrientes.com

Compartir

Comentarios