Un policía de la provincia de Corrientes que fue detenido días atrás por estar sospechado de proteger a una banda narco, guardaba en su vivienda documentos confidenciales relacionados con investigaciones en curso y que debían estar resguardados en una unidad de la fuerza de seguridad. En teléfonos secuestrados en diciembre último en procedimientos contra el narcotráfico, surge que el nombre del uniformado aparece agendado. El suboficial prestaba servicios en la Brigada de Investigaciones de la Comisaria Primera.

Las carpetas fueron halladas en el departamento 7 de hospedaje La Opción, en Gdor Virasoro, donde estaba alojado Maximiliano De La Cruz, un sargento de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía de Corrientes investigado por la Justicia Federal por, supuestamente, brindar protección” a una organización que comercializaba estupefacientes en esa ciudad, según informó oficialmente la oficina de prensa de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Los documentos hallados estarían relacionados con hechos en los que estarían involucrados los integrantes de la organización criminal de narcotráfico con quienes tendría vínculos personales.

El descubrimiento de las carpetas ocurrió cuando la Policía de Seguridad Aeroportuaria allanó el domicilio del numerario policial. El procedimiento se concretó el 27 de febrero al amanecer, cuando se hizo efectiva una orden del Juzgado Federal de Paso de lo Libres en el contexto de una causa por narcotráfico iniciada en febrero de 2016, y por la que fueron detenidos dos sospechosos y se declaró la rebeldía de otro. En la ocasión los efectivos de la PSA secuestraron, el arma reglamentaria del efectivo supuestamente vinculado al narcotráfico, tres equipos informáticos, un teléfono celular y documentación relevante para la causa, entre lo que se destaca una carpeta con fichas dactilográficas y partes preventivas de la Policía de Corrientes”.

Llamada incriminatoria

La supuesta relación entre el policía y los narcotraficantes surge de peritajes realizados a teléfonos celulares incautados en tres allanamientos realizados en diciembre del año pasado en centros de venta y distribución de cocaína y marihuana en la localidad de Gobernador Virasoro. Los peritos descubrieron que los aparatos tenían agendados un número de teléfono registrado como “Maxi de la Cruz”. Esto derivó en una investigación para determinar la identidad de éste, y fue así que se pudo descubrir que la persona en cuestión era el sargento de la fuerza policial provincial que fue detenido en un complejo de departamentos.

Fuente: www.digitalsantotome.com.ar

Compartir

Comentarios