El referente del sector empresarial de Corrientes, Enrique Collantes, destacó que "en comparación al mismo período de 2017, hubo una disminución en las ventas" y aseguró que "pese a las cargas impositivas, los comerciantes resisten con mucho esfuerzo por mantener las fuentes laborales desde los últimos años".

Finalizó el primer bimestre de 2018 y en Corrientes el sector empresarial se reunió para realizar el balance de las ventas en todos los rubros, donde se observó que los comercios de indumentarias y alimentos fueron los más castigados, principalmente a lo largo de enero. 

En comunicación con el referente del sector, Enrique Collantes destacó a EL LIBERTADOR que "en comparación al mismo período de 2017, hubo una disminución en las ventas", a lo que agregó que "no fue abrupta, pero como enero es un mes atípico y muchos se van de vacaciones fuera de la provincia, influye en la caída del consumo". En este sentido, señaló que los rubros que mantuvieron buenas ventas fueron los que comercializan autos, motos y electrodomésticos.  Al ser consultado por los locales que continúan cerrándose sobre la peatonal Junín y calles paralelas del microcentro, manifestó que "la mayoría no cerró definitivamente, sino que se trasladó a las arterias transversales por diferentes factores económicos que les afectan" y aseguró que "pese a las cargas impositivas, los comerciantes resisten con mucho esfuerzo por mantener las fuentes laborales desde los últimos años". Explicó además que cada vez más consumidores realizan sus compras con tarjetas de crédito, en cuotas, incluso en el rubro alimentos, por lo que "también los supermercados cuentan con ofertas y promociones para las compras con tarjetas". Cabe destacar que en diálogo con personal a cargo de supermercados locales, entre ellos Eduardo Quiroz, de la firma ubicada por Hipólito Yrigoyen al 1.700, coincidieron en que las ventas de enero y febrero fueron bajas en comparación al mismo periodo de 2017.    Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios