Así se desprende de un trabajo dirigido por el economista Santiago Freschina. Alertó sobre un horizonte de default. "Esto no es un modelo de ajuste, sino de transferencia de ingresos", dijo.

Según estudios del economista Santiago Fraschina, la provincia de Corrientes tuvo una caída del empleo en el bienio 2016-2017, consistente en 2.900 puestos de trabajo menos. El fenómeno se dio -desde su perspectiva- en un contexto de un nuevo proceso de desindustrialización en el país y de la puesta en vigencia de un modelo de transferencia de ingresos de provincias, jubilados y sectores laborales hacia las áreas más concentradas de la economía.

Para el economista -quien es docente investigador en la Universidad Nacional de Avellaneda-, para que un camino de desarrollo fuese posible en Corrientes, tiene que darse en un marco de federalización del proceso de industrialización, pero previamente debería federalizarse la distribución de recursos. Fraschina -quien ya adelantara conceptos recogidos por EL LIBERTADOR en una edición anterior- vino el último fin de semana a Corrientes para disertar sobre la coyuntura económica. En ese marco dijo que se está viviendo "un proceso doblemente inflacionario: al aumentar las tarifas y los combustibles no sólo aumentan estos productos para el bolsillo del consumidor, sino que al impactar sobre el costo de las empresas, estas trasladan esos mayores costos a sus precios finales… que también impactan sobre el bolsillo del consumidor. Hay una doble inflación", indicó. Desestimó luego el pronóstico oficial de una inflación del 15 por ciento para el año en curso. "Ellos (el Gobierno nacional) saben que no será esa la inflación, pero usan ese número para ponerle un techo a las Paritarias", explicó, con lo cual "empujan hacia un mayor deterioro del salario real". En lo macroeconómico, alertó que el Gobierno nacional está diseñando "una economía vulnerable" ante las señales de la realidad económica mundial, por ejemplo la suba de tasas de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos, que encarecerá aún más los créditos externos. Rechazó el concepto de "modelo de ajuste" con que algunos definen el plan económico nacional, y prefirió denominarlo "modelo de transferencia de ingresos", porque "un ajuste abarca a todos los sectores; pero con el modelo en marcha no todos pierden: algunos ganan… lo que otros pierden". Alertó sobre una pérdida de capacidad de repago de la deuda creciente, lo que nos llevaría a un nuevo default. Y lo que es peor: "rumbo a otro corralito".   DRAMA LABORAL   Fraschina aseguró que, en lo que va de la gestión macrista, se perdieron puestos laborales y hubo una caída del salario real (mayor suba del costo de vida en comparación a las recomposiciones salariales). En el caso de Corrientes, en los dos años que van de 2016 a 2017, se expulsaron 6.100 trabajadores del sector industrial. Esa tendencia negativa se compensó con una mayor absorción laboral en el sector Servicios: 5.400 nuevos empleos. Pero el balance final, incluyendo a otros sectores, da una pérdida neta de 2.900 empleos en la provincia. Frente a un panorama de contracción del sector industrial y de aumento de los endeudamientos, Fraschina indicó que se apunta a un horizonte de disciplinamiento social: "Con gente endeudada se genera una sociedad miedosa", dijo, y además "buscan que los sindicatos no negocien salario, sino mantención de fuentes de trabajo". E ilustró eso con lo ocurrido en Tierra de Fuego, donde los sindicatos de la industria electrónica aceptaron congelar sus salarios durante dos años a cambio de que no se cierre la fuente de trabajo.

En primera persona
El fenómeno se dio -desde su perspectiva- en un contexto de un nuevo proceso de desindustrialización en el país y de la puesta en vigencia de un modelo de transferencia de ingresos de provincias, jubilados y sectores laborales hacia las áreas más concentradas de la economía.

Para que un camino de desarrollo fuese posible en Corrientes, tiene que darse en un marco de federalización del proceso de industrialización, pero para ello previamente debería federalizarse la distribución de recursos.

Se está viviendo "un proceso doblemente inflacionario: al aumentar las tarifas y los combustibles no sólo aumentan estos productos para el bolsillo del consumidor, sino que al impactar sobre el costo de las empresas, estas trasladan esos mayores costos a sus precios finales… que también impactan sobre el bolsillo del consumidor. Hay una doble inflación", indicó.

Perspectivas para la Provincia
Tras la conferencia que ofreció en un local céntrico de Corrientes, Fraschina dialogó con EL LIBERTADOR sobre las posibilidades de un futuro desarrollo para una provincia como Corrientes. Señaló al respecto que eso sólo se lograría con "un país mucho más federal", y para ello "hay que federalizar el proceso de industrialización". Y explicó: "Tenés que empezar a instalar, por el ejemplo, el Gasoducto del Noreste para que haya gas natural en todo el Norte ¿Qué industria se te va a instalar si no tenés gas natural?" Además, "tenés que trabajar la logística, la inversión en trenes, en caminos, etcétera. Todo eso es inversión pública. Primero tenés que federalizar la inversión pública para después federalizar el proceso de industrialización. En el kirchnerismo se estaba haciendo, con algunos debes, sobre todo en materia de ferrocarril. Pero ahora se destruyó todo eso, no se está invirtiendo un peso". Afirmó que "lo único que se logró hasta el momento es aumentar las desigualdades regionales. Estás haciendo el país cada vez más unitario, porque la mayor cantidad de recursos se está yendo a la Provincia de Buenos Aires y hacia la Capital Federal". Aseguró que "el macrismo va a aumentar las disparidades regionales. Están destruyendo las economías regionales y las finanzas públicas de las provincias. Con lo cual vas a tener cada vez menos recursos provinciales y municipales y además vas a tener economías regionales cada vez más destruidas, con lo cual vas a seguir aumentando las migraciones internas hacia la provincia de Buenos Aires, porque el que no consiga laburo en Corrientes se va a ir a la provincia de Buenos Aires", dijo en lenguaje llano. Todo eso llevará a repetir una tendencia argentina: mayor concentración poblacional y de los recursos en torno a Buenos Aires.

Cruda definición del Pacto Fiscal
Sobre el Pacto Fiscal, Santiago Fraschina lo definió crudamente como "sacarle dinero a las provincias y a los jubilados para dársela a María Eugenia Vidal (gobernadora de la provincia de Buenos Aires), para que tenga más plata para hacer obra pública, y sobre todo el año que viene que es un año electoral". Luego dio ejemplos numéricos ilustrativos: "Te sacan 10, pero te amenazan que si no firmás el Pacto Fiscal no te dan 1. Si firmás el Pacto Fiscal te sacaron 10, te dieron 1 y terminan de sacarte 9. Pero por lo menos conseguiste que te saquen 9 y no 10. Es eso el Pacto Fiscal". "Ese es el problema -agregó- que están teniendo las provincias: o pierden 10 o pierden 9. ¿Qué preferís? Perder 9. Pero saben que van a perder; lo que buscan es perder lo menos posible. Por eso los obligan a firmar el Pacto Fiscal".   Fuente:www.diarioellibertador.com.ar

Compartir

Comentarios